viernes, 9 de agosto de 2013

Tarta Red Velvet ¡Por fin me he decidido!


Pues eso, hoy me he decidido por fin a crear un blog.
Mira que hace tiempo que me ronda la idea por la cabeza pero un día por unas cosas y otros días por otras (excusas al fin y al cabo), no me sentaba a hacerlo. Hoy, aprovechando estos días de vacaciones pensé que ya estaba bien de procastrinar (menuda palabrota no?) y aquí estamos.
Espero que me acompañen en la aventura y a ver que tal se me da esto.
Para empezar con un PECADO en mayúsculas les dejo una espectacular "Tarta Red Velvet", es decir una preciosa tarta de terciopelo rojo, y no es que me dedique a la costura, sino que su color nos lo recuerda



                              



Esta en particular nos acompañó una noche de turno en el hospital, en las que algo de dulzura no viene nada, pero que nada mal.
Vámonos con la receta por cortesía de Alma Obregón y su estupendo libro Objetivo: Tarta Perfecta:
Ingredientes:
  • 280 grs. de azúcar (ella le pone un poco más pero yo prefiero menos cantidad)
  • 120 ml. de aceite (yo para repostería suelo usarlo de girasol)
  • 2 huevos medianos
  • 2 cucharadas de cacao sin azúcar (le puse de la marca Valor)
  • 3 cucharaditas de extracto o esencia de vainilla
  • 300 grs de harina simple
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco (en casa el que tengo yo es el de manzana)
  • 1/4 litro de leche
  • 11/2 cucharadita de colorante rojo (este es el que yo uso, rojo cochinilla, que es en polvo y a la vista está el resultado)




                                              

Para la cobertura prepararemos una crema con estos ingredientes:
  • 125 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 300 grs. de azúcar glas
  • 125 grs. de queso cremoso (no es por publicidad pero el de la marca Carrefour no light va estupendamente)
  • 3 cucharaditas de leche (si hiciera falta, que en este caso yo no le puse)
Pues venga, al lío:
Lo primero de todo es precalentar el horno a 180º y preparar los moldes. Yo compré unos de silicona de los pequeños y así pongo dos a la vez. Son de 18 cm. Estos no tengo que prepararlos, pero si van a  usar de metal recuerden untarlos con mantequilla y espolvorear con harina para evitar que se peguen.
Batimos muy bien el aceite con el azúcar y los huevos. Si usamos una batidora de varillas ahorraremos tiempo y músculos.
Tamizamos juntos la harina y el cacao y se lo añadimos a la mezcla anterior alternándolo con la leche.
Aparte, en un vasito, ponemos el bicarbonato con el vinagre y cuando haga burbujitas lo incorporamos a lo anterior.
Nos queda añadirle la esencia de vainilla y por último el colorante.
Distribuimos en los moldes y horneamos a 180º durante aproximadamente unos 30 minutos. Ya saben que los hornos, como las personas, tienen cada uno personalidad propia y pueden variar los tiempos.
Dejamos enfriar, desmoldamos y mientras preparamos la crema.
Es tan sencillo como batir con la batidora de varillas el azúcar tamizado con la mantequilla, y si hiciera falta, con la leche. Añadirle el queso y seguir batiendo hasta que veamos que tenemos la consistencia adecuada. Dejamos en el frigorífico hasta que vayamos a adornar nuestra tarta. En este mes, y con el calor que está haciendo podemos dejarla 1 hora aproximadamente antes de usarla,
Cubrimos la tarta con la crema y adornamos como más nos guste. Yo utilicé la famosa boquilla 1M de Wilton para hacer esas rosas y le añadí unas figuritas con fondant. Y luego de nuevo a la nevera.









¿Qué les parece el corte? Les garantizo que es deliciosa y nada difícil de preparar.

Ya me contarán.