jueves, 19 de septiembre de 2013

Tarta Arco Iris


Aquí sigo, cumpliendo con lo dicho, la segunda receta del día, aunque me parece que al ser tan tarde me va a pillar el inicio del día siguiente.


Esto fue una petición especial de una compañera. Era su cumpleaños y coincidíamos en el turno. "Trabajamos juntas la noche de mi cumple, ¿ibas a traer algo esa noche?" La pregunta es porque no es raro que prepare alguna cosa para los compis cuando estoy de noche. ¿Quieres que te haga una tarta? ¿De qué te apetece? Y me sorprendió la respuesta porque quería cualquier cosa menos chocolate, y sobre todo, si tenía que llevar chocolate que no fuera del negro. 

¡Que estupenda oportunidad para hacer esta tarta!

 



 

Parece que lleva detrás un tremendo trabajo de horas pero realmente no es tan complicada. Quizás lo más entretenido son los adornos de fondant, pero podemos sustituirlos por fideos o confeti de colores comestibles y quedará igual de estupenda. 

Esta vez recurrí al maravilloso libro de Alma Obregón "Objetivo Tarta Perfecta", del que ya he hecho algunas de las recetas y del que, puedo asegurarles, que acabaré haciendolas todas, porque es un libro genial.

Para hacer esta tarta vamos a necesitar para los bizcochos:

250 ml de aceite (yo uso aceite vegetal)
250 grs. de azúcar
250 grs. de harina simple de trigo
2 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
5 huevos medianos
1 y 1/2 cucharaditas de esencia de vainilla
Colorantes rojo, naranja, amarillo, verde y violeta (pueden combinarse los colores que más nos gusten aunque no sean exactamente los del arco iris)

Y para preparar la crema:

1/2 bote de crema de marshmalllows
300 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
300 grs. de azúcar glas
Colorante azul (yo lo añadí porque preferí poner la crema de color similar al cielo)

Ponemos a precalentar el horno a 180º y preparamos los  moldes que vayamos a usar. Si son metálicos los engrasaremos previamente con mantequilla o aceite y los espolvorearemos con harina. Yo en este caso los utilicé de silicona de 15 cm. de diámetro.

Ponemos en un bol el aceite, el azúcar y los huevos y los batimos bien con la batidora de varillas.

Le añadimos la harina tamizada junto con la levadura y seguimos batiendo hasta que la mezcla sea homogénea. Por último le incorporamos la vainilla y mezclamos bien.

Repartimos la mezcla en cinco partes iguales, pesándolo si fuera necesario. Yo utilicé 5 tazones del mismo tamaño, llenándolos hasta la misma capacidad. Luego añadimos el colorante elegido a cada parte de masa mezclando hasta que el color sea homogéneo.

Vertemos la mezcla en los moldes y horneamos a 180º durante unos 20 minutos. Yo tengo tres moldes, por lo tuve que hornear de dos veces.  

Dejamos entibiar los bizcochos antes de desmoldarlos y los dejamos enfriar completamente encima de una rejilla.



 


Mientras preparamos la crema.

Para esto lo primero es tamizar bien el azúcar y batirla con la mantequilla hasta que blanquee.

Luego le añadimos la crema de marshmallows y seguimos batiendo un poco más. ¿Qué es esto? Pues una crema con un riquísimo y "peligroso" sabor a nubes. Les dejo una foto para que lo vean.



 

Por último le añadimos el colorante, si se quiere, y reservamos en la nevera.

Una vez frios los bizcocho montamos la tarta poniendo un poco de crema entre las capas de bizcocho. Luego cubrimos el conjunto con una fina capa de crema y dejamos una media hora en la nevera. Esto nos ayudará a obtener un mejor acabado.

Sacamos de la nevera y cubrimos completamente y de manera uniforme la tarta, adornando como más nos guste.

Yo le hice unos adornos con fondant del mismo color que los bizcochos pero, como ya les dije, puede ser con cualquier cosa, lo que nos guste.

Y si el exterior es bonito, no vean la sorpresa que se llevaron mis compañeros cuando la partimos. 






¿Qué les parece el corte? 






A mi compañera le encantó y pudimos pasar un buen rato a pesar de tener que estar trabajando.


Espero que se animen y si lo hacen me cuenten qué celebraron con ella.