martes, 26 de noviembre de 2013

Bizcocho de plátano y nueces



Parece que este año ¡por fin! vamos a tener invierno.

Ya empieza a hacer frio y ha llovido unas cuantas veces, que en Canarias se agradece la lluvia cuando viene suavecita como en estos días, al menos donde yo vivo.

A mi me gusta más esta época del año que el verano, ya lo he dicho en alguna otra ocasión. Me gusta escuchar el sonido del agua al caer y el olor a tierra mojada. Será que como pasa tan de tanto en tanto es como algo nuevo.

Además la tierra es tan agradecida que en unos días miras hacia las montañas y ya les ha cambiado el color de marrón a verde oscuro.

Es el momento ideal para sacar la ropa de abrigo del ropero, ponerte las botas que no usas hace casi un año, darte un paseito por el campo y tomarte un chocolate caliente o un vaso de vino "de la casa" en cualquier "bochinche" con una tapita de queso o de papas arrugadas.

Si, es el momento pero yo voy a tener que aguantarme y esperar a ver si puedo ir la próxima semana. ¿La causa? Un esguince tonto (y leve, menos mal) que me hice bajando las escaleras.

Me toca cuidarme unos días, que se avecinan días de fiestas y no me quiero perder ni una (jejejeje)

¿Y qué mejor manera de pasar el tiempo que horneando alguna cosilla?

Llevaba tiempo pensando en hacer este bizcocho pero siempre se me ha quedado en la recámara.

 
¿A que tiene buena pinta? 

Si te apetece hacerlo vas a necesitar estos ingredientes:

100 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 grs. de azúcar moreno
2 huevos grandes
80 ml de leche (yo uso semidesnatada)
1 cucharadita de zumo de limón exprimido al momento
1 cucharadita de esencia de vainilla
3  ó 4 plátanos maduros (a mi gusta más el sabor de los pequeños)
250 grs. de harina simple de trigo
1 cucharadita de bicarbonato
80 grs. de nueces troceadas


Ponemos a calentar nuestro horno a 180º y preparamos el molde que vayamos a utilizar engrasándolo y espolvoreando con harina si fuera necesario.

En un bol ponemos la mantequilla con el azúcar moreno y batimos unos minutos.


Agregamos los huevos uno a uno batiendo bien cada vez hasta que tengamos una mezcla espumosa.

En un vaso ponemos la leche y le echamos el limón, dejándolo en reposo mientras trituramos los plátanos.  Luego lo añadimos todo, junto a la esencia de vainilla, a la mezcla anterior y lo batimos bien.

Tamizamos la harina y el bicarbonato y lo incorporamos mezclándolo bien.

Por último le ponemos las nueces troceadas.


Vertemos la mezcla en nuestro molde y horneamos a 180º durante unos 55 a 60 minutos (ya saben, cada horno funciona diferente y puede variar el tiempo un poco)

Cuando comprobemos que está listo lo sacamos y dejamos entibiar antes de desmoldarlo y ponerlo sobre una rejilla para que acabe de enfriarse.



Seguro que así ya está buenísimo, pero como yo soy como soy (una tremenda golosa), lo cubrí con un glaseado de canela sencillo hecho con estos ingredientes:

100 grs. de azúcar glas tamizada
1 cucharadita de canela en polvo
1 ó 2 cucharaditas de agua tibia

Mezclas el azúcar con la canela y le añades una cucharada de agua tibia, revuelves y compruebas si tiene la textura adecuada para poder extenderlo sin que sea demasiado líquida. Si no es así le vas poniendo cucharaditas de agua hasta tener la consistencia que necesitamos. Yo en esta ocasión le puse 1 cucharada + 1 cucharadita de agua.

Cubres el bizcocho y adornas como prefieras. Yo le puse unas nueces y rodajas de plátanos deshidratados.



¿Qué se apuestan a que no dura 24 horas?




domingo, 24 de noviembre de 2013

Bizcocho de zanahoria y mis nominados


Seguimos cumpliendo con las bases del premio y hoy me toca a mi conceder esta distinción a 11 blogs con menos de 200 seguidores.
Todos los que pongo tienen mucho que ofrecernos y espero que se animen a seguirlos, porque se lo merecen. Algunos están algo "paradillos" y espero que este premio les sirva de estímulo y publiquen en breve, porque su trabajo es estupendo. ¡Ánimo!
And... the winners are....

(Si pinchas sobre el nombre podrás conocer su blog)
Para poder recoger el premio se deben cumplir unas reglas que son las siguientes:
  • Agradecer al blog que te ha nominado y nombrarlo
  • Hacerte su seguidor
  • Responder a las 11 preguntas que te plantea
  • Conceder 11 nominaciones a otros 11 blogs
  • Plantear 11 preguntas para que tus nominados las respondan
  • Informar a los 11 blogs que les has nominado
Estas son mis 11 preguntas:
  1. ¿Quién o quienes fueron tu inspiración para crear el blog?
  2. ¿Qué ha sido lo que te ha resultado más difícil?
  3. ¿Qué es lo más que te ha sorprendido de este mundillo?
  4. ¿Tienes blogs de otras temáticas? Si no es así ¿te harías otro blog con otra temática diferente?
  5. ¿Cuál es tu mayor sueño?
  6. Si tuvieras que definirte con una canción ¿Cuál sería?
  7. ¿Qué película recomendarías a tus seguidores?
  8. ¿Y qué libro?
  9. ¿Cómo sería tus vacaciones ideales?
  10. ¿Y tu trabajo ideal?
  11. Si pudieras elegir un lugar en cualquier parte del mundo para vivir ¿Cuál elegirías?
 ¡¡¡Enhorabuena a todos los premiados!!!
Y por supuesto, ahora vamos con la receta.
Este bizcocho es uno de mis favoritos (si, ya sé que tengo muchos favoritos, que se le va a hacer) y parece que de un tiempo a esta parte es habitual encontrarlo como postre en muchos restaurantes.
Yo normalmente lo prefiero al tradicional mus de chocolate o al flan casero. Normalmente... porque siempre hay excepciones ¿no?
Los ingredientes que necesitaremos serán:
3 huevos grandes
200 ml. de aceite vegetal
200 grs. de azúcar moreno
200 grs. de harina
2 cucharaditas de levadura en polvo
1 cucharadita de bicarbonato
1 pizca de sal
2 cucharaditas de canela en polvo
100 grs. de nueces troceadas
250 grs. de zanahoria rallada.
Lo primero que haremos será preparar el molde que vayamos a utilizar untándolo de aceite y espolvoreándolo de harina si fuera necesario.
También pondremos a precalentar nuestro horno a 180º.
Rallamos la zanahoria y la reservamos.
En un bol batimos el aceite con el azúcar moreno y con los huevos hasta que tengamos una mezcla espumosa.
Tamizamos la harina con la levadura, el bicarbonato, la canela y la sal y seguimos batiendo hasta que estén bien incorporados.
Por último añadimos la zanahoria y las nueces revolviéndolo todo bien con una espátula o una cuchara de madera.
Lo vertemos en el molde que habíamos preparado y lo horneamos durante unos 40 ó 45 minutos a 180º.
Cuando comprobemos que está hecho lo sacamos del horno y dejamos entibiar antes de desmoldarlo y pasarlo a una rejilla para que acabe de enfriarse.
Puedes comértelo así, espolvorearlo con azúcar glas o cubrirlo, como yo hice en esta ocasión, con una crema de queso hecha con estos ingredientes:
100 grs. de queso de untar
50 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
300 grs. de azúcar glas tamizada.
Para prepararla batimos con la batidora de varillas el azúcar con la mantequilla hasta que veamos que "blanquea".
Incorporamos el queso y seguimos batiendo unos minutos más.
Cuando el bizcocho esté frío lo cubrimos con la crema de queso, adornando como más nos guste.
¡Irresistible!

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Cupcakes de batido de fresa y ¡me han dado un premio!



Pues sí, cuando lo ví en los mensajes no podía creérmelo, ¡me han dado un premio en el blog! Vale, no es un "Oscar" ni un "Grammy", pero para mi como si lo fuera.

En concreto es el "Liebster Award" que me ha llegado de la mano de Isa, una mallorquina también apasionada por la repostería y que tiene un blog estupendo cargadito de "pecados y lujurias" que se llama Sweet Cupcakes.


¡GRACIAS ISA!

El protocolo del premio indica que hay que contestar a 11 preguntas, y aquí las pongo junto a mis respuestas:

1- ¿Porqué decidiste crear un blog y con qué fin?
El caso es que pasó por casualidad. Uno de esos días, durante las vacaciones, que te pones a navegar por la red y a ver otros blogs y de repente piensas "¿será muy dificil hacerse uno?" Empecé a ver cómo era y acabé creándolo. Muchas veces me piden recetas de lo que hago y me pareció la mejor manera de compartir lo que sé y lo que aprendo, con los demás.

2- ¿A quién admiras en la blogosfera (mundo del blog)? Bueno, hay muchos blogs muy interesantes, tanto de respostería como de otras temáticas. No podría poner uno en concreto porque podría extenderme demasiado, pero sí puedo decirles cual fue el primero, el de una amiga y colega, Nuria, que se llama Psicothánatos, y, aunque su temática es sobre la pérdida y el duelo lo que trasmite no es, para nada, triste.

3- ¿Qué ha aportado el blog a tu vida? De momento está siendo muy satisfactorio. Me encanta cuando alguien me comenta que ha entrado y ha hecho alguna de las recetas.

4- ¿Cuál ha sido tu mayor éxito? Si es con respecto al blog aún creo que es un poco pronto para decirlo y si la pregunta es a nivel general, por supuesto, mis hijos.

5- ¿Cuál ha sido tu mayor fracaso? Aquí si que espero que sea culinariamente hablando. Por el momento el mayor ha sido una receta de macarons que hice hace algunos meses. ¡Desastre total! Luego mejoré algo, pero sigo practicando (y gastanto azúcar glas)

6- ¿Qué aficiones tienes? Aparte de esta, me gusta la lectura, la música y disfruto muchísimo bailando. Me encanta por eso el mes de diciembre porque, con la excusa de cenas de empresa, amigos y demás tengo un montón de oportunidades de salir y darle un poquito de marcha al cuerpo.

7- ¿Qué te aporta tener un blog? Lo que más me está aportando es que estoy conociendo gente estupenda con la que comparto una afición y estoy aprendiendo muchísimo de todas ellas.

8- ¿Prefieres un plato dulce o salado? ¿Cuál? En ocasiones me gusta un dulce y en otras me decanto por lo salado. ¿Es obligado elegir? Bueno, un buen menú para mi sería con un plato de ropavieja y de postre una porción de tarta de manzana hecha según la repostería alemana.

9- ¿Tienes algún lema o alguna frase por la que sigas luchando día a día? He tenido varios lemas a lo largo de mi vida aunque la mayoría indicaban el coraje de pelear y perseverar en conseguir tus metas a pesar de lo dificil del camino.

10- Una cultura que te llame la atención! Quizá la japonesa, aunque hay muchas cosas que no comparto con su forma de vida si que veo algunos valores que quizá en la cultura occidental tenemos algo más abandonados, como puede ser el respeto hacia los mayores.

11-¿Tienes algún hobbie especial? ¿Porqué? La respostería es mi hobbie especial, y los demás, como te decía, la lectura, la música y el baile, principalmente.

Bueno, tras dejarles mis respuestas voy a por la receta de hoy.

¿Por qué unos cupcakes de batido de fresa? Pues a petición de mi fan y catadora número uno, mi hija.

Ya les dije que está en un grupo de baile. Se llama ENIGMA y la única pega que tienen es que son un montón, así que cuando me piden chuches tengo que preparar doble receta de la habitual jejejeje. Este fin de semana tienen otra actuación y para animarles ¿qué mejor que con una buena dosis de azúcar?
 
 


Estos son los ingredientes necesarios para las cupcakes:

100 ml de aceite vegetal
180 grs. de azúcar normal
2 huevos L
200 grs de harina simple de trigo
2 cucharaditas de levadura en polvo
120 ml de leche (yo uso semidesnatada en casa)
3 ó 4 cucharadas de batido de fresa en polvo (yo uso el de Nestlé porque tiene un sabor intenso)
Colorante  (si se quiere)

Para la crema:

150 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
100 grs. de queso cremoso de untar frío
350 grs. de azúcar glas tamizada
2 ó 3 cucharadas de leche
3 cucharadas de batido de fresa
Colorante

Preparamos nuestro molde con las cápsulas de papel y ponemos a precalentar el horno a 180º.

En un bol batimos el azúcar con el aceite. Le añadimos los huevos y batimos hasta que tengamos una mezcla esponjosa.

Tamizamos la harina con la levadura y se lo añadimos.

Disolvemos el batido en la leche y lo incorporamos a la mezcla añadiendo un poco de colorante si queremos intensificar el rosa.


Repartimos en las cápsulas llenando hasta los 2/3 de capacidad y las horneamos a 180º unos 20 ó 25 minutos.

Cuando estén las sacamos del horno y tras 5 minutos de reposo las pasamos a una rejilla para que acaben de enfriar. Es importante no dejarlas más de este tiempo en el molde porque se nos pueden abrir las cápsulas.



Mientras se enfrían preparamos la crema.

Batimos la mantequilla con el azúcar glas y con el queso hasta que veamos que empieza a aclararse la mezcla. 

Disolvemos el batido en la leche, le ponemos el colorante y lo añadimos a la crema de mantequilla batiendo hasta que esté homogénea.

La dejamos unos 15 ó 20 minutos en la nevera antes de usarla para que tenga mejor consistencia.


Cuando las cupcakes estén frías las cubrimos con la crema y adornamos como más nos guste.




En la próxima entrada seguiremos cumpliendo con las reglas del premio y daré los nombre de los que yo propongo y cuales serán mis preguntas.

Mientras dense una vueltita por los videos de Enigma y ya me cuentan si tenía yo razón o no al decir que daban miendo.




domingo, 10 de noviembre de 2013

Buñuelos con mermelada disfrazados de muffins

 
 
Que sí, que los carnavales son en febrero, bueno o a finales de enero, que cada vez empiezan antes. Y no es que se me haya vuelto loco el calendario pero es que no se me ocurrió mejor manera de titular esta entrada.
 
 
Y es que parecen realmente muffins, pero tienen la textura y el sabor de los buñuelos y la ventaja de no tener que freírlos.
 
Como dirían en los 40 principales, "se colocan en su primera semana en el top 10 de la lista",  de mi lista de favoritos, claro está.
 
¡Y yo que quería empezar a cuidar la línea! No he podido resistirme y me he comido dos ¿Por qué estarán tan buenos?




Son, como todas las recetas que les propongo, facilísimos de hacer.

Vamos a necesitar estos ingredientes para la masa:

75 grs. de mantequilla sin sal
2 huevos medianos
200 ml. de leche
275 grs. de harina simple de trigo
3 cucharaditas de levadura en polvo
una pizca de sal fina
100 grs. de azúcar glas.
1 cucharadita de extracto de vainilla
Mermelada (la que más nos guste)

Y estos para el acabado:

100 grs. de azúcar normal
1 cucharadita de canela molida
50 grs. de mantequilla sin sal.





Lo primero es preparar nuestro molde con las cápsulas y poner a calentar el horno a 180º.
 
Derretimos la mantequilla y dejamos que se enfríe. Yo lo hago en el microondas a temperatura media.
 
Ponemos en un bol los huevos, la leche, la esencia de vainilla y la mantequilla derretida y lo batimos bien todo junto.
 
Tamizamos juntas la harina, la levadura, la sal y el azúcar glas en otro bol y le añadimos la mezcla anterior.
 
Revolvemos con una cuchara de madera hasta que tenga una textura homogénea.
 
Cubrimos el fondo de las cápsula con la mitad de la masa.
 
Ponemos una cucharadita de mermelada a cada buñuelo/muffin y cubrimos con el resto de la masa.
 
Horneamos a 180º durante unos 20-25 minutos (en mi horno es lo que tardaron pero puede que en el tuyo varíe un poco).
 
Sacamos y dejamos 5 minutos en el molde antes de ponerlos a enfriar sobre una rejilla.
 
 
 
Para el acabado, derretimos la mantequilla y, aparte, mezclamos el azúcar con la canela.
 
Empapamos la parte superior con la mantequilla y rebozamos en la mezcla de azúcar.
 
 
 
 
 
Si se fijan un poco verán que se me salió algo de mermelada mientras se horneaban. Es que le puse una cucharada grande en vez de una pequeña. Cuestión de gustos.
 
Dejamos enfriar y servimos.
 
 
 
Bueno, eso de dejarlos enfriar... Yo me comí el primero aún tibio y es como mejor están, al menos para mi gusto.

Cuando los hagas escríbeme y cuéntame como los prefieres tú.



miércoles, 6 de noviembre de 2013

Bizcocho de cerveza negra



¡Ay mi madre! ¡Pero qué contenta que estoy! 

Me fui en estos días a comprar al Corte Inglés y siempre, antes de entrar al supermercado, me paso por la librería y me paro en la sección de cocina.

Me gusta echarle un vistazo a las cosas nuevas que van llegando relacionadas con la repostería. Pues nada, que me pongo a ver lo que hay en la estantería y me engancho con uno de Hannah Miles "Buñuelos. Deliciosos bocaditos para chuparse los dedos". Qué casualidad que esto fue un día después de hacer los buñuelos de viento que publiqué el día 2. "Me lo llevo", como decía un anuncio de este comercio hace un par de años. Y me lo llevé, claro.


 

Cuando ya había pagado y nos dirigíamos a la entrada del super miro a una de las mesas y... se me abren los ojos como platos. El libro de Bea Roque, "El Rincón de Bea". Wauuuuuu! Es que me faltó tiempo para cogerlo y volver a la caja para pagarlo. ¿Qué no conoces su blog? Pásate por allí y alucina. Es fantástico. Pincha en el titulo del libro y te lleva allí directamente.



Tras darle tres o cuatro vueltas al libro de delante hacia atrás y de atrás hacia delante decidí estrenarlo con esta deliciosa receta de Chocolate Stout Bundt Cake como ella lo titula.

Para hacerlo vamos a necesitar estos ingredientes:

250 grs. de mantequilla sin sal
235 ml de cerveza negra (yo he usado de la marca Guinness)
50 grs. de cacao en polvo (yo uso Valor)
300 grs. de azúcar 
3 huevos grandes
180 ml. de nata
280 grs. de harina simple de trigo
1 y 1/2 cucharadita de bicarbonato
3/4 cucharadita de sal

Tras dejar preparado nuestro molde ponemos en un cazo, a fuego suave, la mantequilla y la cerveza. Cuando empiece a hervir y la mantequilla se haya derretido totalmente lo apartamos, añadimos el cacao y batimos hasta que esté bien disuelto. Dejamos que enfríe antes de continuar.

Cuando ya esté a temperatura ambiente, ponemos a precalentar el horno a 170º mientras seguimos con la preparación del bizcocho.

Ponemos en un bol los huevos, la nata y el azúcar y batimos bien con la batidora de varillas.



Incorporamos la mezcla del cacao y seguimos batiendo hasta que tengamos una mezcla homogénea.

Tamizamos la harina con el bicarbonato y la sal y lo añadimos a la mezcla de dos veces, sin batir demasiado pero viendo que esté bien integrada.



Vertemos la mezcla en el molde y lo horneamos entre 40 a 50 minutos (en mi horno tardó un poco más  de lo recomendado en el libro)



Dejamos entibiar antes de desmoldarlo y pasarlo a una rejilla para acabar de enfriarse.



Hay que tener un poco de cuidado al darle la vuelta por que es bastante esponjoso y algo delicado. pero riquísimo. 

Yo lo espolvoree con un poco de azúcar glas.



Verás que se convierte en uno de tus favoritos.



Me encanta, y eso que a mí no me gusta la cerveza.




lunes, 4 de noviembre de 2013

Cupcakes de mermelada de fresa


Volvemos a la cocina creativa, que tengo unas cuantas recetas en la recámara de cupcakes, layer cakes y bundt cakes que serán la perdición de muchos de los que estén ya pensando "estas fiestas no voy a comer tanto dulce, estas fiestas no voy a comer tanto dulce..."

La receta de hoy va a dar un nuevo significado a aquello de "dícelo con rosas". 

Regalar rosas rojas es señal de amor o respeto. Trasmite sentimientos románticos, pensamientos de pasión, de amor y si la regalamos a un amigo o amiga es para decirle cuánto le respetamos.


¿Que les trasmite a ustedes esta?



Cuando preparé esta cupcakes, que fue de las primeras en las que usé la boquilla de estrella cerrada para adornar, la gente al verlas decía "¡Ay, es que da pena comérselas!" Si, si, pena. Una vez las probaron se acabó la pena y se acabaron las cupcakes jejejeje

Para prepararlas necesitaremos estos ingredientes:

100 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
150 grs. de azúcar 
2 huevos grandes
200 grs. de harina simple de trigo
1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharadita de esencia de vainilla
120 ml. de nata
 2 ó 3 cucharadas grandes de mermelada de fresa (a mi me gusta la que trae trocitos)

Para la crema:

150 grs de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 grs. de azúcar glas tamizada
2 cucharadas de mermelada de fresa
Colorante rojo



Preparamos nuestro molde con las cápsulas y ponemos a calentar el horno a 180º.

Ponemos en un bol la mantequilla y el azúcar y lo batimos con la batidora de varillas hasta que forme una crema. 

Añadimos los huevos uno a uno batiendo bien hasta que tengamos una mezcla homogénea.

Tamizamos la harina y la levadura juntas y se lo añadimos a la mezcla anterior.

Echamos la nata  y la esencia y batimos un poco más.

Por último ponemos la mermelada y mezclamos bien ayudándonos de una espátula o cuchara de madera.

Repartimos la mezcla en las cápsulas y lo horneamos durantes unos 25 minutos a 180º.

Lo retiramos del horno y después de 5 minutos sacamos del molde y ponemos a enfriar sobre una rejilla.

Mientas tanto preparamos la crema.

Ponemos en un bol la mantequilla y vamos añadiendo el azúcar glas tamizada mientras batimos con la batidora de varillas hasta que empiecen a clarear.

Añadimos la mermelada y el colorante y seguimos batiendo.

Dejamos en la nevera unos 20 minutos antes de usarla para adornar nuestras cupcakes.



Menudo ramillete ¿no?








sábado, 2 de noviembre de 2013

Crema pastelera en microondas



Esta receta la vi en la web de Directo al Paladar y es practiquíiiiisima y además, de lo más simple.
 
Los ingredientes:
 
1/2 litro de leche
2 yemas de huevo grandes
6 cucharadas de azúcar
40 grs. de maicena
1 cucharada de esencia de vainilla
1 pizca de canela  (esto se lo añadí yo porque me gusta así)
 
La preparación:
 
Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora de cuchillas y los batimos bien.
 
Los volcamos en un recipiente apto para microondas y lo ponemos a máxima potencia (800 w) unos 3 minutos.
 
Lo sacamos y lo volvemos a batir para que la crema se quede más fina. Lo ponemos nuevamente en el microondas otros 2 minutos a máxima potencia.

 
 Sacamos y  dejamos enfriar cubierta con film trasparente, de forma que éste toque la crema para evitar que se forme una capa gruesa en el proceso de enfriado.
 
Más fácil imposible.



 








 

Buñuelos para el Día de Todos los Santos




Pues sí, es verdad que la repostería creativa nos está dejando recetas muy ricas para cualquier ocasión, pero yo me decanto por la repostería tradicional, la de nuestras madres y nuestras abuelas.
 
En España el día 1 de noviembre se conmemora el Día de Todos los Santos y el Día de los Difuntos por tradición religiosa, en recuerdo de los seres queridos fallecidos. Muchas personas, sobre todo las de mayor edad, visitan los cementerios y llevan flores. En estas fechas es habitual el consumo de ciertos dulces como los huesos de santo y los buñuelos de viento.

 
 
¿De dónde vienen los buñuelos? Hay diversas teorías sobre el tema, pero parece que son de origen árabe, aunque la receta se "cristianiza" y se convierte en habitual en la cocina de los conventos.
 
Su relación con esta fecha tan señalada nos viene de la creencia de que cuando te comes un buñuelo sacas un alma del purgatorio.
 
Religiosa o no, esta tradición creo que la voy a guardar en mi agenda para repetirla, porque les encantó a toda mi familia.
 
La receta es bastante sencilla y lleva muy pocos ingredientes, que son estos:
 
250 ml. de agua
125 ml. de leche
75 grs. de mantequilla sin sal
1/2 cucharadita de sal
3 huevos medianos
100 grs. de harina simple de trigo
Aceite de girasol suficiente para freír.
1 trozo de corteza de limón (opcional)
 
Así se preparan:
 
Ponemos en un caldero el agua, la leche, la mantequilla y la sal y lo calentamos a fuego suave hasta que veamos que la mantequilla está fundida y empieza a hervir.
 
En ese momento echamos toda la harina de golpe y, sin apartar del calor,  mezclamos con una cuchara de madera hasta que no queden grumos y veamos que la masa parece que se "engancha" del caldero.
 
Apartamos del fuego y dejamos que se entibie antes de ir añadiendo los huevos, uno a uno, y batidos previamente. No echar el siguiente hasta que el anterior no se haya integrado totalmente con la masa, que debe quedar suave pero no líquida.
 
Ponemos a calentar abundante aceite en una sartén con la cáscara de limón  y con ayuda de una cuchara vamos friendo nuestros buñuelos, a fuego suave,  hasta que estén dorados. Los sacamos y ponemos a escurrir sobre papel absorbente.

 
 
Cuando estén fríos los rellenamos, ayudándonos de una manga pastelera, como más nos guste, crema pastelera, trufa, nata, chocolate, dulce de leche...



 
 
Yo rellené unos cuantos con un chocolate fundido que descubrí en Carrefour y que en casa ha tenido más éxito que el queso con chocolate que vende otra marca. Es este:

 
 
Y para los demás preparé una crema pastelera en el microondas (hago un minipost para esto). Estos son mis favoritos, sin duda.

Estos son los de chocolate

 

Y estos los de crema

 
Para acabarlos los rebocé en azúcar mezclada con una exquisita canela que me regalaron (gracias Pino M., porque está uhmmm) y al final los espolvoree con azúcar glas.

 
 
Que puedo decirles, volaron.
 
  
 



viernes, 1 de noviembre de 2013

Cupcakes de chocolate para Halloween


Y seguimos con el chocolate. ¿Por qué será tan adictivos?

Estas cupcakes en realidad son para cualquier época del año, pero aprovechando que me topé con un surtido de chuches para Halloween las adorné con esas calabacitas tan monas.

No tenía pensado hacerlas especialmente, pero mi hija me hizo un "encarguito". Está en un grupo de baile y tenían unas cuantas actuaciones en centros comerciales para festejar esta fiesta tan "típica". ¡Menuda cara traía del maquillaje que le hicieron! Me la encuentro de noche en una esquina y me da, ¡vaya que si me da!

Desde hace unos años, y cada vez más, hemos ido adoptando celebraciones de este estilo aunque no sean tradicionales en nuestro país. Y es que cualquier excusa es buena para pasarlo bien.

Por lo que he leído en la web esta fiesta, que se celebra en la noche del 31 de octubre, tiene sus raices en un antiguo festival celta, el Samhain o Fin del verano que se celebraba en Irlanda al acabar la temporada de cosechas y empezar el año nuevo celta, coincidiendo con el solsticio de otoño.

Y ¿que tiene que ver esto con los disfraces de zombies, fantasmas y demás monstruos? En esa noche, se creía que los espíritos de los difuntos caminaban entre los vivos y era habitual dejar una vela encendida en las ventanas para que los muertos encontrasen su camino. 

Y no es por nada pero, yo no pongo una vela en mi ventana ni loca. ¿Y si se creen que el camino pasa por mi casa?

Otra duda que me surgió, ¿cómo se convierte una simple calabaza en algo tan macabro? Tiene su leyenda, claro está. Un irlandés que se llamaba Jack era tan malvado que tras su muerte no fue admitido ni en el cielo ni en el infierno y su espíritu vagaba por el mundo implorando la entrada en un sitio o en el otro. Se aparecía llevando una calabaza hueca con una vela dentro, conviertiendola así en el símbolo más representativo desde entonces de la noche de Halloween.

A mi me vinieron que ni pintadas para adornar estas cupcakes. ¿A que quedaron chulas?




La receta está basada en la que hizo Alma Obregón en su primer programa de televisión algo "tuneada" y con una buttercream diferente.

Los ingredientes para los bizcochitos son:

100  ml. de aceite vegetal
200 grs. de azúcar moreno
3 huevos medianos
180 grs de harina simple de trigo
1 y 1/2 cucharadita de levadura
40 grs. de cacao en polvo sin azúcar (yo uso Valor)
150 ml de nata.

Para la crema usaremos:
125 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
150 grs. de azúcar glas
20 grs. de cacao en polvo sin azúcar 
2 ó 3 cucharadas de leche

Preparamos el molde con las cápsulas y ponemos a calentar nuestro horno a 180º.

Ponemos el aceite y el azúcar en un bol y mezclamos bien. Le añadimos los huevos, uno a uno, batiendo con la batidora de varillas.

Tamizamos la harina con el cacao y la levadura y se lo añadimos a la mezcla anterior.

Por último incorporamos la nata y batimos bien.

Repartimos la mezcla en las cápsulas llenándolas sólo hasta los 2/3 de su capacidad.

Ponemos en el horno y horneamos aproximadamente durante 25 minutos a 180º, (al menos en mi horno es así, pero puede variar en otros)

Cuando estén los sacamos y los dejamos unos 5 minutos en el molde antes de pasarlos a una rejilla para que acaben de enfriarse.



Mientras, preparamos la crema.

Ponemos la mantequilla en un bol y le añadimos poco a poco el azúcar y el cacao tamizados juntos. Luego le añadimos la leche hasta que obtengamos la textura adecuada.

Dejamos la buttercream en la nevera unos 15 ó 20 minutos antes de usarla para decorar nuestras cupcakes.




En esta ocasión utilicé una boquilla de estrella abierta, la 1 M de Wilton para poner la crema. Es mucho más fácil de lo que parece.





 Yo no las probé pero me dijeron que estaban ¡DE MIEEEEEEDOOOO!