lunes, 13 de enero de 2014

Muffins de arándanos y chocolate



¡Ay mi madre! ¡Que no termino de quitarme este constipado de encima!
 
Llevo desde el mes pasado arrastrando un catarrillo que no termina de marcharse. Cuando parece que ya estoy saliendo, ¡pum! vuelvo a recaer.
 
Para ayudar a mis defensas (¡vaya!, me acorde de Lola Herrera y su anuncio del Actimel), estoy tomando mucha vitamina C, mucha agua y además hoy, leyendo cositas, me encuentro con un artículo que dice que el arándano es un excelente antioxidante, protege de las infecciones y mejora la circulación.
 
¡Con lo que a mi me gustan! Pues a comer arándanos se ha dicho.
 
No se si preparándolos de esta manera van a mantener esas propiedades que citaba el artículo, pero ¡qué ricos están combinados con chocolate!
 
 
Para preparar los muffins vamos a necesitar estos ingredientes:
 
2 huevos medianos
3/4 de taza de yogurt griego (mi taza es de 250 ml.)
1 cucharadita de ralladura de naranja
1/3 de taza de zumo de naranja
3/4 de taza de azúcar
1/4 de taza de aceite vegetal
2 tazas de harina simple de trigo
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de levadura en polvo
100 grs. de arándanos secos
100 grs. de trocitos de chocolate
 
 
 
Ponemos a calentar nuestro horno a 180º y preparamos el molde con las cápsulas de vayamos a utilizar.
 
En un bol batimos los huevos con el yogurt, el zumo y la ralladura de naranja.
 
Incorporamos el azúcar y seguimos batiendo.
 
Echamos poco a poco el aceite y batimos un poco más.
 
Tamizamos juntos la harina, el bicarbonato y la levadura y lo añadimos a la mezcla anterior.
 
Por último ponemos los arándanos y los trocitos de chocolate y mezclamos hasta repartirlos de manera homogénea. Hoy no tenía gotas de chocolate en casa y lo que hice fue trocear media tableta de chocolate fondant en pedacitos muy pequeños.
 
Repartimos la mezcla en las cápsulas teniendo la precaución de no llenar más de 2/3 de su capacidad y horneamos a 180º durante unos 25 minutos.
 
Cuando estén listos los sacamos del molde y los ponemos a enfriar sobre una rejilla.
 
 
Yo no pude aguantar mucho sin probarlos y me comí uno tibiecito. Sólo puedo decirles... hummmm, que rico notar el chocolate aún fundido contrastando con el sabor del arándano. Tuve que hacer un tremendo esfuerzo para no repetir.
 


No se si habrán ayudado a mis defensas pero mi estómago está encantado jejejejejeje


¿Te atreves con ellos?