lunes, 29 de septiembre de 2014

2 x 1: Panacota de frambuesa y Postre cremoso de mango



Hoy toca entrada doble.
 
Y es que no sabría por cual decidirme a poner primero ¡los dos están tan buenos!
 
Por aquí el calor sigue apretando lo suyo y apetece más preparar recetas sencillas y que en las que no haya necesidad de encender el horno.
 
Y si además llevan fruta, mejor que mejor.
 
Viéndolos, ¿Cuál elegirías?


Los dos son muy sencillos de hacer. ¡Mira qué fácil!
 
Los ingredientes que necesitaremos para la panacota son:
 
300 ml. de nata (sin montar)
6 hojas de gelatina
50 ml. de leche
60 grs. de azúcar
3 cucharadas de frambuesa en pasta (yo usé de Home Chef)
1/2 bote de mermelada de frambuesa (a mi me gusta usar la de La Vieja Fábrica Diet)
 
Para la preparación lo primero será poner a hidratar 4 hojas de gelatina en un poco de agua fría.
 
En un cazo pondremos a calentar, a fuego suave, la nata, la leche, el azúcar y la pasta de frambuesa.
 
Cuando empiece a hervir le añadimos la gelatina escurrida y removemos hasta que se disuelta completamente.
 
 
Vertemos la mezcla en los vasitos o moldes en los que queramos presentarla y cuando estén algo fríos los ponemos en el frigorífico hasta que cuajen.
 
Hidratamos las otras dos hojas de gelatina mientras calentamos un poco la mermelada. Le incorporamos la gelatina escurrida y mezclamos para que se disuelva completamente.
 
Cubrimos la panacota con una capa de mermelada y mantenemos en el frigorífico hasta que cuaje completamente.
 
 Ya tenemos una. Ahora el postre de mango.
 
Los ingredientes serán:
 
Una taza de mango fresco y maduro (mejor manga para evitarnos las hebras)
1 lata de nata Ermol
1 bote de leche evaporada
3 ó 4 cucharadas de azúcar (dependerá de lo golosos que sean en casa)
 
Troceamos el mango o lo trituramos con la batidora para hacerlo puré.
 
Aparte batimos la nata con la leche evaporada y el azúcar.
 
Añadimos el mango y repartimos en los vasitos en que vayamos a servirlo.
 
Lo ponemos a enfriar en la nevera al menos una hora.

Y ¡ya está!
 
 
Así de simple. Así de bueno.
 
¿Por cual te decides ahora?
 






Versión para imprimir





 

domingo, 14 de septiembre de 2014

Bizcocho de limón


 
 
♫ Mi limón mi limonero, entero me gusta más, un inglés dijo yes, yes, un francés dijo Ohlala 
 
¡Qué letras tan profundas tenían estas canciones! jajajajajaja.
 
A mí me viene como anillo al dedo para la entrada de hoy.
 
Una, porque la receta tiene todo el sabor del refrescante limón, que entre otras cosas es uno de los ingredientes indispensables en cualquier cocina.
 
Y dos, porque el final del estribillo me da pie para mostrarte un enlace que te va a dejar salivando como el perro de Pavlov.
 
Como ya habrán visto los que revisan el blog de vez en cuando, participo en un reto mensual, propuesto por Pili del blog Tothom a la cuina y que se llama Reposteras por Europa (pincha en la foto que ves al margen para que veas que buena propuesta), aunque este mes me quedé con ganas de participar (y era mi estreno).
 
Una migraña del copón me tuvo tres largíiiiiiiiísimos días fuera de juego, más el día de resaca (╯︵╰,) y eso que ya tenía mi receta decidida. La haremos de todas formas un día de estos.
 
Este mes el destino del reto era Francia y... le voilà: el enlace prometido "Recopilatorio reto Reposteras por Europa: Francia" ¡Alucina!
 
Y mientras yo, sigo poniéndome al día y dejo una receta que hice hace unas semanas. Un simple pero delicioso bizcocho de limón.
 Los ingredientes que necesitaremos serán:
 
175 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
175 grs. de azúcar
3 huevos medianos
175 grs. de harina simple de trigo
1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo
Ralladura de 2 limones
Zumo de 1/2 limón
 
Y además:
100 grs. de azúcar
Zumo de 2 limones.
 
Lo primero que haremos, como siempre, es precalentar nuestro horno a 180º y preparar el molde que vayamos a utilizar. Como se ve en las fotos yo utilicé uno de silicona.
 
Batiremos la mantequilla con el azúcar. Yo uso batidora de varillas para ahorrar esfuerzo, pero se puede hacer manualmente.
 
Cuando la mezcla esté esponjosa iremos añadiendo los huevos de uno a uno mientras seguimos batiendo.
 
Incorporamos la ralladura y el zumo de limón.
 
Tamizamos juntas la harina y la levadura y también se las añadimos, mezclándolas bien hasta que estén totalmente integradas.

Vertemos en el molde y horneamos unos 30 minutos aproximadamente a 180º.
 
Cuando esté listo retiramos del horno y dejamos que esté tibio antes de desmoldarlo y pasarlo a una rejilla.

Mientras, pondremos el azúcar y los limones en un cazo a fuego suave y dejamos que hierva, sin removerlo ni mezclarlo, hasta que notemos que espesa. Retiramos y dejamos que repose un poco.

Con un pincho largo haremos como una docena de agujeritos en el bizcocho tibio y lo regamos con el almíbar.

Dejamos que enfríe del todo (si podemos) y ¡listo!
 

¿Un trocito?

 
  ¡Ah por cierto! En el próximo reto nos vamos a Polonia, ¿te vienes?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

viernes, 5 de septiembre de 2014

Cake pops de chocolate sencillas




¡Cómo se nota que tengo algo más de tiempo libre!

Lo digo porque me estoy desquitando y estoy actualizando el blog con recetas que tenía guardaditas hace tiempo para ponerlas cuando tuviera un ratillo.

Esta es una de las pendientes.

Es estupenda para preparar con niños.

Fácil de hacer, no necesita horno, pueden elaborar ellos todo el proceso y pueden adornarlas como quieran.

El único riesgo es que se las coman antes de terminarlas (jejejejejeje) pero eso también nos puede pasar a los adultos ¿me vas a decir que no?

¿Qué te parecen?

¿A que son bonitos? ¿No te dan ganas de darles un bocado?

Son unas deliciosas piruletas de bizcocho cubiertas de chocolate que te solucionan una fiesta infantil en un plis plas.

Los ingredientes que utilicé fueron estos:

200 grs. de bizcocho de chocolate (usé el de Tía Mildred, pero vale cualquier otro)
4 ó 5 cucharadas grandes colmadas de crema de avellanas (les puse Nutella porque es la que más me gusta)
200 grs.de chocolate fondant
Bolitas de colores, fideos de chocolate... (lo que quieras usar para adornar)
Palitos de madera (los de pinchos) o de plástico especiales para piruletas.

Se preparan así.
 
Picamos el bizcocho hasta que quede hecho migas.
 
Le añadimos la crema de avellanas y lo mezclamos bien. Debe quedar una consistencia muy espesa. Si hace falta añadimos algo más de crema teniendo en cuenta que luego lo pondremos en la nevera y se compactará.
 
Formamos bolas de unos 3 ó 4 cm. de diámetro y las introducimos en el congelador unos 20 minutos. Deben estar separadas para que no se peguen unas a otras.
 
Troceamos en chocolate y lo derretimos. Podemos hacerlo a baño María o en el microondas. Yo utilizo esta última opción porque me resulta más fácil. Se pone en un tazón y calentamos a máxima potencia durante aproximadamente 1 minuto.
 
Sacamos las bolitas del congelador y les ponemos el palo. Para hacerlo y asegurar que no se caiga mojaremos el extremo en chocolate y luego introducimos en la bola. Las dejamos en el frigorífico (no en el congelador) otros 15 ó 20 minutos para que el chocolate se solidifique.
 
Pasado este tiempo introducimos las cake pops en el chocolate fundido (volver a pasar por el microondas unos segundos si hiciera falta) dándole vueltas hasta que estén totalmente cubiertas. Damos unos golpecitos en el borde del bol para eliminar el exceso de chocolate y las vamos colocando en un soporte especial o pinchándolas en un corcho (bueno, MJ, tú utilizas papas, pero te aseguro que un trozo de corcho blanco es mejor (◕‿-) ).
 
Esperamos un poco, antes de adornar, para que el chocolate esté algo más consistente y no se los "escurran" los adornos.

Estos los hice para San Valentín. Quedaron chulos ¿verdad?
¡Desaparecerán como por arte de magia!







Versión para imprimir







miércoles, 3 de septiembre de 2014

Granizada de melón

¡Uff! ¡Menudo calor!
Parece que el verano está empezando en septiembre, al menos en Canarias.
No apetece mucho salir de casa, a no ser que te vayas a dar un chapuzón, en la playa o en una piscina.
O tal vez lo que te gusta es darte un paseo y comerte un rico helado o una refrescante granizada.
¿Qué tal si es de melón?
Doblemente refrescante y además como es casera, natural cien por cien.
¿Piensas que es complicada de preparar? Para nada, mira los ingredientes que lleva.

Como puedes ver se hace con:
1 vaso de agua (250 ml.)
1 vaso de azúcar (300 grs.)
1 cucharada de azúcar vainillado (si quieres, puedes prescindir de ella si no tienes)
1 kg de pulpa de melón (aproximadamente)

Su preparación es así de simple.

Ponemos en un calentador el agua, el azúcar y el azúcar vainillado y calentamos hasta que veamos que el azúcar está totalmente disuelta. No hace falta esperar a que hierva.

Lo dejamos enfriar y mientras quitamos la cáscara y las pipas al melón y lo metemos en una batidora para triturarlo bien.

Añadimos el agua azucarada al melón y mezclamos bien.

Vaciamos la mezcla en una cubeta o un bol metálicos (preferentemente) y lo llevamos al congelador unas tres horas (esto es lo peor, la espera).

Lo retiramos cuando veamos que está prácticamente congelado pero aún se rompe si introducimos una cuchara o un cuchillo.

Lo sacamos y "picamos" (podemos ayudarnos de un tenedor) y lo distribuimos en copas.
¡Listo para consumir!

Puedes usar la misma receta para hacer polos, pero en ese caso te recomiendo que cueles la mezcla antes de distribuirla en los recipientes. El tiempo de espera se alarga un poquito más, a unas cuatro horas.
¡Súper-súper-refrescante!





https://sites.google.com/site/dulcespecadosyotraslujurias/granizado-de-melon
versión para imprimir






martes, 2 de septiembre de 2014

Bizcocho rumano de manzana y nueces



¡Por fin! ¡Ya estoy de vacaciones!

Este año no hay planes especiales ni ningún viaje previsto, pero espero aprovecharlas a tope.

De entrada a ver si me reconcilio con el blog que lo tengo al pobre algo triste y abandonado. 

Ya se sabe, uno propone pero la vida es la que realmente dispone.

Como arrancadilla me apetecía hacer algo tradicional. Un bizcocho de esos que haces cuando quieres compartir una merienda con unas amigas alrededor de una buena tetera.

Tenía unas manzanas en casa y he tenido la suerte de toparme con esta receta rumana, que he tenido que traducir, pero que ha valido la pena (tampoco es que fuera mucho esfuerzo gracias a nuestro querido Goggle) (>‿◠)✌


Para prepararlo vamos a necesitar:

3 huevos grandes
300 grs. de azúcar
175 ml. de aceite (vegetal o de oliva suave)
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de canela molida
2 cucharaditas de extracto de vainilla (yo he puesto vainilla en pasta)
250 grs. de harina simple de trigo
5 manzanas medianas
Zumo de 1/2 limón
90 grs. de nueces picadas


Ponemos a calentar el horno a 180º y engrasamos el molde que vayamos a utilizar.

Pelamos y cortamos las manzanas en trozos de aproximadamente 2 cm. Las reservamos en un bol añadiéndole el zumo de limón para evitar que se oxiden. 


 En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos.

Añadimos el aceite y seguimos batiendo.

Incorporamos el bicarbonato, la canela y la vainilla mezclándolo bien.

Tamizamos la harina y la agregamos a la mezcla batiendo hasta que esté bien incorporada.

Echamos por último las manzanas y las nueces y las mezclamos con ayuda de una cuchara o espátula.

 Volcamos en el molde y horneamos durante unos 45 minutos a 180º.

Tras retirar del horno dejaremos que esté tibio antes de desmoldarlo.


Dejaremos que acabe de enfriar sobre una rejilla.

Como siempre, tengo el gran problema de la impaciencia y me comí el primer trozo acabadito de desmoldar.

 
¡Riquísimo! ¡Lo que me ha costado no repetir!

¿Crees que exagero? Ya me contarás cuando lo pruebes.




Versión para imprimir