lunes, 11 de febrero de 2019

Tarta setteveli (siete velos)



¡Al fin me he decidido a publicar esta entrada!


¿Has visto que pedazo de tarta?

Es una receta que he hecho pocas veces, en realidad solamente dos y las dos veces fue para compartir con compañeros de trabajo del hospital. ¡Se lo merecen! (Me estoy metiendo en un lío al poner esto porque mis hijos me van a decir ¿y nosotros no nos lo merecemos?)

¿Y por qué si se ve tan deliciosa no la he hecho más veces? La respuesta en bien sencilla. Por el tiempo de preparación que requiere. No es que sea muy difícil, pero son muchos pasos y hay que dedicarle tiempo, aunque te aseguro que vale la pena.

Bueno, al lío.

Esta tarta debe su nombre a las diferentes capas que lleva su montaje y que puedes ver en este corte y que te detallo:


1.- Bizcocho de chocolate intenso
2.- Crujiente de chocolate y avellanas
3.-Crema bávara de avellanas
4.- bizcocho de chocolate intenso
5.- Crema bávara de avellanas
6.- Mus de chocolate
7.- Glaseado espejo de chocolate

La receta la ví en el blog Pasteles de colores de Mabel Méndez y fue amor a primera vista.

Un consejo importante LEE TODA LA RECETA ANTES DEDICIRTE A PREPARARLA

Vamos a ir por partes.

Lo primero que necesitaremos preparar es una pasta de avellanas que nos servirá de base para algunas de las capas. Estos son los ingredientes:

250 grs. de azúcar
75 ml. de agua
400 grs. de avellanas tostadas sin piel
1 ó 2 cucharadas de aceite de girasol

En un cazo pondremos el agua y el azúcar, dejándolo que hierva hasta que obtengamos un caramelo de color dorado suave, poniendo mucho cuidado en que no se queme, ya que su sabor no sería agradable.

Le añadimos las avellanas enteras y lo pondremos sobre una placa cubierta de papel de horno para que se enfríe completamente, obteniendo un praliné de avellanas (¡que rico está!). Este paso yo lo hago la noche antes de hacer el resto de la tarta.

Al día siguiente metemos el praliné en una picadora para molerlo y a esto le añadiremos el aceite en cantidad necesaria para formar una pasta con una consistencia que nos recuerde a la mantequilla de cacahuete.





Ahora preparamos el bizcocho de chocolate intenso (capas 1 y 4) con estos ingredientes:

300 grs. de azúcar
2 huevos L
100 ml. de aceite vegetal o de oliva suave
2 cucharaditas de esencia de vainilla
210 grs. de harina simple de trigo
75 grs. de cacao en polvo sin azúcar (yo uso el de Valor)
7 grs. de bicarbonato de sodio
7 grs. de levadura en polvo
1 pizca de sal fina
200 ml. de leche semidesnatada
200 ml. de agua hirviendo

Preparamos un molde untándolo con aceite o mantequilla y espolvoreándolo de harina. Yo utilizo el mismo en el que voy a montar luego la tarta para que el bizcocho sea exactamente del mismo tamaño y cubro el fondo con papel de horno también engrasado.

Ponemos a precalentar el horno a 180º y preparamos la masa.

En un bol batimos el azúcar con los huevos hasta que estén espumosos y le añadimos el aceite sin dejar de batir.

Incorporamos la esencia de vainilla.

Tamizamos juntos la harina, el cacao, el bicarbonato, la levadura y la sal y lo añadimos a los huevos,  de dos veces, intercalándolo con la leche.

Por  último añadimos el agua hirviendo sin dejar de batir.

Volcamos en el molde y horneamos a 180º durante unos 40 ó 50 minutos aproximadamente (ya sabes, cada horno es un mundo y a veces los tiempos cambian).

Cuando esté listo, sacamos y dejamos entibiar antes de desmoldarlo sobre una rejilla para que acabe de enfriarse.


También necesitaremos preparar un almíbar suave para el bizcocho con estos ingredientes:

1 taza de agua
1 taza de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla. 

Pondremos el azúcar y el agua en un cazo al fuego y cuando comience a hervir contaremos tres minutos antes de apagarlo y añadir la vainilla. Dejamos enfriar.

Mientras podemos ir elaborando el crujiente de chocolate y avellanas (capa 2)Para ellos vamos a necesitar:

75 grs. de chocolate fondant
25 grs. de mantequilla sin sal
80 grs. de pasta de avellanas (la que hicimos antes)
40 grs. de copos de maíz

Picamos un poco los copos de maíz con las manos y reservamos en un bol.

Aparte derretimos el chocolate con la mantequilla, a baño María o en el microondas en modo descongelación.



Añadimos la pasta de avellanas al chocolate y mezclamos bien para luego añadirle los copos de maíz.

Volcamos todo sobre un papel de horno dándole forma de círculo del mismo tamaño que el bizcocho y dejamos en la nevera para que solidifique (se me olvidó hacerle la foto).

Cuando el bizcocho esté frío, cortamos la parte alta para alisarlo y lo dividimos en dos capas de igual espesor y reservamos.

Prepararemos el molde donde vamos a montar la tarta. Para ello untaremos de mantequilla y cubrimos el fondo con papel de horno y las paredes con láminas de acetato un poco más altas que el molde.

Nos vamos a preparar la crema bávara de avellanas (capas 3 y 5).  Necesitaremos:

5 yemas de huevo
90 grs. de azúcar
225 grs. de nata
225 grs. de leche semidesnatada
115 grs. de pasta de avellanas (la que hicimos antes)
12 grs. de gelatina neutra en polvo o en hojas
1/2 litro de nata para batir (35% materia grasa)

Pondremos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría o la gelatina en polvo con 50 ml. de agua.

Batimos las yemas y el azúcar hasta que estén espumosas y reservamos.

En un cazo pondremos al fuego los 225 ml. de nata con la leche y la pasta de avellanas. 

Cuando empiecen a hervir se le añaden las yemas batidas y dejamos a fuego suave, removiendo continuamente, hasta que espese un poco, sin llegar a hervir. 

Retiramos del fuego y pondremos las hojas de gelatina escurridas o la gelatina en polvo hidratada, removiendo para que se disuelvan bien.

Ponemos este preparado en un bol sumergido en hielo para acelerar el enfriado y mientas montamos el resto de la nata.

Cuando la crema este fría mezclaremos con la nata poco a poco y empezamos el montaje de la tarta.

Pondremos un disco de bizcocho (capa 1) en el fondo del molde que preparamos anteriormente y untamos con el almíbar.


A continuación el disco de crocanti (capa 2).



Echamos la mitad de la crema bávara y alisamos (capa 3).

Ahora la segunda capa de bizcocho (capa 4) untado de almíbar.

La otra mitad de la crema bávara (capa 5).

Llevamos a la nevera durante unos 45 minutos y mientras preparamos la mus de chocolate (capa 6) con estos ingredientes:

250 grs. de chocolate fondant
250 ml. de nata 
400 ml. de nata a temperatura ambiente

Hervimos los 250 ml. de nata (yo lo hago normalmente en el microondas) y le añadimos el chocolate troceado. Dejamos un minuto y luego mezclamos para formar  una ganaché. Dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Aparte batimos el resto de la nata (como explica Mabel, no debe estar fría para que el chocolate no solidifique y nos quede un color uniforme) y le añadimos la ganaché.

Sacamos la tarta de la nevera, retiramos el aro del molde, y cubrimos con este mus alisando bien la superficie y los laterales (capa 6)



Volvemos a llevar a la nevera. Yo la dejo allí hasta el día siguiente para que cuaje todo bien.

Nos quedaría cubrir con el glaseado. Para ello es recomendable llevar al congelador al menos un hora antes de su acabado.

Pasado este tiempo preparamos el glaseado espejo con estos ingredientes (capa 7):
85 ml. de agua
80 ml. de nata
120 grs. de azúcar
40 grs. de cacao en polvo sin azúcar
12 grs. de gelatina neutra en polvo 

En un vaso ponemos a hidratar la gelatina en polvo con el agua.

En un caldero mezclamos la nata con el azúcar y el cacao y llevamos a fuego suave hasta que hierva. Dejamos enfriar un poco y le añadimos la gelatina hidratada mezclando bien para que se disuelva.

Dejamos entibiar antes de volcar sobre la tarta (capa 7).

Adornamos inmediatamente antes de que cuaje el glaseado y ¡POR FIN! ya hemos acabado nuestra tarta.


Uff, menudo trabajo ¿verdad? pero no me digas que no le dabas un asalto ahora mismo.

Espero que te atrevas a prepararla y si lo haces, mándame una foto a través de la página de facebook o del email. Prometo publicarla.

¡Que aprovechen!










2 comentarios:

Agradezco los comentarios y me encanta leerlos ◕ ‿‿ ◕