miércoles, 28 de agosto de 2013

Bizcocho mágico o pastel inteligente



Pero cómo, ¿es mágico o es inteligente?

El día que descubrí este bizcocho en el blog de Mabel Pasteles de colores, me quedé un poco extrañada de lo fácil que parecía su elaboración y de la pinta que tenía el resultado final. No tardé nada en prepararlo. Fue un éxito rotundo.
 
Según nos cuenta en su blog la descubridora de esta delicia, el nombre original es "prajitura desteapta" que significa "pastel inteligente" y es de origen rumano.

Es verdad que parece cosa de magia. Tú lo preparas y vuelcas todo junto en el molde y cuando lo sacas del horno la mezcla se ha convertido en una gruesa capa de deliciosa crema entre dos finas capas de bizcocho.  ¿Lo ven? ¡Es impresionante!







Para preparar esta receta vamos a necesitar los siguientes ingredientes:
 
  • 125 grs. de mantequilla sin sal
  • 150 grs. de azúcar.
  • 4 huevos a temperatura ambiente.
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • 1 pizca de canela (esto se lo añado yo porque me encanta el sabor que deja)
  • 115 grs. de harina simple de trigo
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharada de agua
  • 1/2 litro de leche
  • 4 gotas de vinagre blanco (el que tengo en casa es el de manzana)

Lo primero, poner a precalentar el horno a 180º, arriba y abajo y preparar el molde que vayamos a utilizar para el bizcocho engrasándolo y espolvoreando de harina.
 
Derretimos la mantequilla a fuego suave o en el microondas y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.
 
Separamos con cuidado las yemas de las claras y reservamos estas últimas.
 
Con la batidora de varillas batimos las yemas con el azúcar, el agua, la canela y la esencia de vainilla hasta que la mezcla esté espumosa. Le incorporamos la mantequilla y seguimos batiendo.
 
Aparte tamizamos la harina con la levadura y se la vamos echando a la mezcla anterior poco a poco, batiendo cada vez.
 
Calentamos levemente la leche y se la añadimos, tibia, a la mezcla preparada.
 
En otro bol batimos las claras, junto con el vinagre a punto de nieve y cuando ya haya alcanzado ese punto se lo incorporamos a la mezcla anterior con movimientos envolventes, sin batirlo, para evitar que las claras se bajen.
 
Lo vertemos en el molde que teníamos preparado y lo horneamos a 160º durante una hora aproximadamente.
 
Retiramos del horno y dejamos que se enfríe totalmente, refrigerando luego en la nevera, antes de partirlo. Espolvoreamos con azúcar glas y lo presentamos como más nos guste. Yo lo preparé en un molde rectangular. Los corté en cuadraditos y los presenté en cápsula de papel individuales.






 
 
No sólo su preparación parece cosa de magia, su sabor y texturas son increíbles. Y como diría un rumano: " Mulţumescu-ţi ţie Doamne c-am mâncat şi iar mi-e foame" es decir: "Gracias Señor por haber comido y por seguir teniendo hambre"  ◕‿◕