lunes, 16 de abril de 2018

Bizcocho de plátano y chocolate


Viviendo en Canarias no publicar recetas que contengan la fruta representativa de las islas es imperdonable.

Y no es porque no las haga o no me gusten, pero luego voy poniendo otras y estas se me van quedando en la recámara.

La calidad y el sabor de los plátanos canarios es indiscutible y si están en su punto óptimo de madurez aportan un toque delicioso a las recetas que preparamos.

¿Cual es ese punto? Pues a mi me gustan cuando tienen este aspecto, maduros pero firmes.


Un ejemplo es este bizcocho de plátano y chocolate que hice ya hace un tiempo y que aún no había compartido.


Para prepararlo necesitaremos:

3 plátanos medianos maduros
100 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 grs. de azúcar moreno
2 huevos L
1 cucharadita de esencia de vainilla o vainilla en pasta
250 grs. de harina simple de trigo
1 cucharadita de bicarbonato sódico
80 ml. de leche semidesnatada
1/2 taza de pepitas de chocolate

Para el glaseado de chocolate:
1 taza de azúcar glas tamizado
1 cucharada de cacao en polvo sin azúcar
10 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
1 ó 2 cucharadas de leche tibia

Preparamos el molde que vayamos a utilizar engrasándolo y ponemos a calentar nuestro horno a 180º.

En un bol ponemos la mantequilla y el azúcar y mezclamos bien.

Añadimos los huevos uno a uno batiendo hasta obtener una mezcla espumosa.

Echamos la esencia de vainilla y los plátanos "escachados" con un tenedor.

Tamizamos juntos la harina y el bicarbonato y lo añadimos a la mezcla anterior de dos veces, intercalándolo con la leche y batimos bien.

Por último ponemos la pepitas de chocolate distribuyéndolas con una cuchara de madera y volcamos en el molde.


Hornearemos durante unos 50/55 minutos (depende de cada horno).

Cuando esté listo dejaremos entibiar antes de desmoldarlo y pasar a una rejilla para que acabe de enfriarse.


Cuando haya enfriado preparamos el glaseado de chocolate de la siguiente manera:

En un bol pondremos todos los ingredientes y mezclamos bien.

Calentaremos a baño María, removiendo hasta obtener una mezcla lisa y brillante.

Cuando esté lista cubrimos el bizcocho y adornamos como más nos guste.


Es TREMENDAMENTE delicioso.