lunes, 4 de noviembre de 2013

Cupcakes de mermelada de fresa


Volvemos a la cocina creativa, que tengo unas cuantas recetas en la recámara de cupcakes, layer cakes y bundt cakes que serán la perdición de muchos de los que estén ya pensando "estas fiestas no voy a comer tanto dulce, estas fiestas no voy a comer tanto dulce..."

La receta de hoy va a dar un nuevo significado a aquello de "dícelo con rosas". 

Regalar rosas rojas es señal de amor o respeto. Trasmite sentimientos románticos, pensamientos de pasión, de amor y si la regalamos a un amigo o amiga es para decirle cuánto le respetamos.


¿Que les trasmite a ustedes esta?



Cuando preparé esta cupcakes, que fue de las primeras en las que usé la boquilla de estrella cerrada para adornar, la gente al verlas decía "¡Ay, es que da pena comérselas!" Si, si, pena. Una vez las probaron se acabó la pena y se acabaron las cupcakes jejejeje

Para prepararlas necesitaremos estos ingredientes:

100 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
150 grs. de azúcar 
2 huevos grandes
200 grs. de harina simple de trigo
1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharadita de esencia de vainilla
120 ml. de nata
 2 ó 3 cucharadas grandes de mermelada de fresa (a mi me gusta la que trae trocitos)

Para la crema:

150 grs de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 grs. de azúcar glas tamizada
2 cucharadas de mermelada de fresa
Colorante rojo



Preparamos nuestro molde con las cápsulas y ponemos a calentar el horno a 180º.

Ponemos en un bol la mantequilla y el azúcar y lo batimos con la batidora de varillas hasta que forme una crema. 

Añadimos los huevos uno a uno batiendo bien hasta que tengamos una mezcla homogénea.

Tamizamos la harina y la levadura juntas y se lo añadimos a la mezcla anterior.

Echamos la nata  y la esencia y batimos un poco más.

Por último ponemos la mermelada y mezclamos bien ayudándonos de una espátula o cuchara de madera.

Repartimos la mezcla en las cápsulas y lo horneamos durantes unos 25 minutos a 180º.

Lo retiramos del horno y después de 5 minutos sacamos del molde y ponemos a enfriar sobre una rejilla.

Mientas tanto preparamos la crema.

Ponemos en un bol la mantequilla y vamos añadiendo el azúcar glas tamizada mientras batimos con la batidora de varillas hasta que empiecen a clarear.

Añadimos la mermelada y el colorante y seguimos batiendo.

Dejamos en la nevera unos 20 minutos antes de usarla para adornar nuestras cupcakes.



Menudo ramillete ¿no?