domingo, 16 de febrero de 2014

Bizcocho de limón y semillas de amapola


 Lo primero que he de hacer en la entrada de hoy es dar las gracias a Ann del blog "Cocina con Ann", por concederme el premio "Conóceme". ¡Eres un encanto!

Ann es una jovencísima bloguera que ha llegado pisando fuerte. Échale un vistazo a su blog y dime si no es cierto.

En unos días haré la entrada y contestaré a tus preguntas.

Y para la de hoy traigo un trocito de una melodía. ¿Conocen esta canción?

♫ Amapola, lindísima amapola, ¿cómo puedes tú vivir tan sola?♬ 

El bizcocho que preparé estos días me recuerda a esta delicada flor y son sus semillas las que utilicé en su elaboración.

La idea me rondaba en la cabeza desde hace un tiempo y me compré un paquetito hace unas semanas con idea de buscar una receta sencilla y que me convenciera.

Y esta es la que encontré aunque aquí no viene la amapola sola, como en la canción,
sino acompañada de un delicado sabor a limón.


Estos son los ingredientes que se necesitan para prepararlo:

185 grs. de mantequilla sin sal
200 grs. de azúcar
3 cucharaditas de cáscara de limón rallada
3 cucharadas de lemond curd (o crema de limón)
3 huevos
300 grs. de harina simple de trigo
2 cucharaditas de levadura en polvo
50 grs. de almendra molida
3 cucharadas de semillas de amapola

Preparamos nuestro horno poniéndolo a calentar a 180º y engrasamos el molde que vayamos a utilizar para el bizcocho.

Ponemos en un caldero, a fuego suave, la mantequilla, el azúcar, la ralladura de limón y el lemond curd hasta que veamos que la mantequilla se ha disuelto y tengamos una mezcla homogénea.

Aparte tamizamos la harina con la levadura y le añadimos la almendra molida y las semillas de amapola.

Cuando la mezcla de mantequilla este casi fría la añadimos a los ingredientes secos y batimos.

Por último añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien cada vez hasta que veamos que todos los ingredientes están bien integrados.

Vertemos en nuestro molde y horneamos durante unos 45 minutos, aproximadamente, a 180 º (recuerda, cada horno es distinto y tendremos que irle cogiendo el puntito)

Cuando esté listo lo retiramos y dejamos en el molde hasta que esté tibio.

Desmoldamos y pasamos a una rejilla para que acabe de enfriarse


Podemos degustarlo así, espolvoreado con azúcar glas o, como yo hice, añadiéndole un glaseado de limón preparado con una taza de azúcar glas mezclada con una cucharada de lemond curd disuelta en 2 cucharadas de agua templada.



Las semillas de amapola se utilizan, en la medicina natural, como un calmante nervioso, muy aconsejable en épocas de estrés. Aunque también se recomienda no abusar por su efecto sedante (no te pases añadiendo semillas jejejejeje)


¿Qué mejor excusa para preparar este bizcocho?