domingo, 3 de agosto de 2014

Galletas de animalitos de vainilla y chocolate (decoradas con fondant)



Me pidieron un encargo para el mes de junio. Unas galletitas de animales para una comunión. Sólo tenían una condición, que tenía que haber caballos.
 
Ustedes no se lo creerán, pero me recorrí todas las tiendas de Las Palmas buscando un cortador de galletas en forma de caballo y no pude encontrar ni uno.
 
En Proyectos de Azúcar me dicen "espera un momento que tengo mercancía que me acaba de llegar y estoy desempaquetando Tengo un pack con 100 cortadores de animales, seguro que ahí hay" Hombre, son 100, seguro que tiene que haber, pensé yo la mar de contenta.
 
Pero ¡oooooh! Mi gozo en un pozo. ¿Cómo es posible de que 100 no haya ni un caballo? Pues eso, ni uno.
 
Me metí en la web y estuve tentada de pedirlo online, pero nada de lo que vi me gustó (¿seré demasiado exigente?)
 
Al final estuve buscando distintos modelos y me decidí por estos seis.
La mitad las hice con sabor a vainilla siguiendo la receta que ya he utilizado en otras ocasiones y la otra mitad de chocolate.

Esta es la receta de las de vainilla:

Los ingredientes necesarios son:

227 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
175 grs. de azúcar glas tamizada (puedes usarla sin tamizar, pero se mezcla mejor así)
1 huevo L
1 cucharadita de sal
2 cucharaditas de levadura
450 grs. de harina simple de trigo.
2 cucharaditas de esencia de vainilla
Batimos la mantequilla y el azúcar glas con la batidora de varillas hasta que tenga aspecto cremoso.

Incorporamos la esencia y el huevo y seguimos batiendo.

Tamizamos juntas la harina, la levadura y la sal y lo vamos añadiendo a la mezcla anterior poco a poco y sin dejar de batir mientas se pueda. Yo lo que tengo es una batidora simple de 2 varillas que cambio por un accesorio que trae para amasar, pero al final siempre tengo que acabar "con las manos en la masa" un minuto o dos para acabar de integrarlo todo bien.

Formamos una bola y la ponemos unos 20 minutos en la nevera.
Con papel de horno preparamos la superficie donde vamos a trabajar y la bandeja donde hornearemos nuestras galletas.

Sacamos la bola de la nevera, la partimos en dos y ponemos una parte en la superficie preparada.

Cubrimos con otro trozo de papel y estiramos con el rodillo con un grosor aproximado de 5 mm. (mira en la pestaña de truquillos y verás como lo hago yo)

Cortamos con la forma que más nos guste y volvemos a enfriarlas en la nevera unos 20 minutos. Yo suelo ponerlas sobre una bandeja y voy poniendo capas de cortes de galletas separadas por papel de horno.

Precalentamos el horno a 170º y pasamos las galletas a las bandejas de hornear procurando que sean todas más o menos del mismo tamaño (el tiempo de horneado puede variar si son más grandes o más pequeñas), dejando un espacio entre ellas.
 
Horneamos a 170º entre 10 a 12  minutos aproximadamente. A mí como me gustan un pelín más tostadas las suelo dejar 12 minutos pero blanquitas también estás muy ricas.

Las sacamos del horno y las dejamos otros 10 minutos en la bandeja. Al sacarlas estarán aún blandas, pero según se van enfriando van cogiendo la consistencia adecuada, por eso es importante dejarles este tiempo de reposo antes de pasarlas a una rejilla para que acaben de enfriarse.
 

Para las de chocolate utilicé la receta de El Rincón de Bea (con una mínima variación) y quedaron perfectas. Había probado alguna otra pero no me terminaban de gustar. Las de Bea Roque son de 10.
 
Estos son los ingredientes:
250 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 grs. de azúcar glas
2 huevos L
600 grs. de harina simple de trigo
50 grs. de cacao en polvo (yo siempre uso Valor
Un chorrito de leche
1 cucharadita de esencia de naranja (o de otro sabor si prefieres)
En un bol batimos bien la mantequilla con el azúcar glas tamizada hasta obtener una mezcla homogénea.
 
Añadimos los huevos, ligeramente batidos y la esencia y mezclamos.
 
Tamizamos la harina y el cacao juntos y lo incorporamos a la masa anterior, añadiendo el chorrito de leche y mezclándolo todo hasta que veamos que se despega del bol.
 
Colocamos un papel de horno sobre la encimera y amasamos durante unos minutos (no demasiado). Formamos una bola y la dejamos en la nevera unos 20 minutos.
A partir de aquí seguimos el mismo proceso que las de vainilla.

Es aconsejable guardarlas, al menos, un par de días antes de decorarlas, ya que "sudan". Y no tengan miedo de hacerlas con tiempo. Se conservan estupendamente en un tupper o en una lata bien cerradas.

Para "pegarles" el fondant utilicé un pincel humedecido en almíbar y muuuucha paciencia.

Esto lleva su tiempo, pero el resultado vale la pena ¿verdad?