lunes, 29 de septiembre de 2014

2 x 1: Panacota de frambuesa y Postre cremoso de mango



Hoy toca entrada doble.
 
Y es que no sabría por cual decidirme a poner primero ¡los dos están tan buenos!
 
Por aquí el calor sigue apretando lo suyo y apetece más preparar recetas sencillas y que en las que no haya necesidad de encender el horno.
 
Y si además llevan fruta, mejor que mejor.
 
Viéndolos, ¿Cuál elegirías?


Los dos son muy sencillos de hacer. ¡Mira qué fácil!
 
Los ingredientes que necesitaremos para la panacota son:
 
300 ml. de nata (sin montar)
6 hojas de gelatina
50 ml. de leche
60 grs. de azúcar
3 cucharadas de frambuesa en pasta (yo usé de Home Chef)
1/2 bote de mermelada de frambuesa (a mi me gusta usar la de La Vieja Fábrica Diet)
 
Para la preparación lo primero será poner a hidratar 4 hojas de gelatina en un poco de agua fría.
 
En un cazo pondremos a calentar, a fuego suave, la nata, la leche, el azúcar y la pasta de frambuesa.
 
Cuando empiece a hervir le añadimos la gelatina escurrida y removemos hasta que se disuelta completamente.
 
 
Vertemos la mezcla en los vasitos o moldes en los que queramos presentarla y cuando estén algo fríos los ponemos en el frigorífico hasta que cuajen.
 
Hidratamos las otras dos hojas de gelatina mientras calentamos un poco la mermelada. Le incorporamos la gelatina escurrida y mezclamos para que se disuelva completamente.
 
Cubrimos la panacota con una capa de mermelada y mantenemos en el frigorífico hasta que cuaje completamente.
 
 Ya tenemos una. Ahora el postre de mango.
 
Los ingredientes serán:
 
Una taza de mango fresco y maduro (mejor manga para evitarnos las hebras)
1 lata de nata Ermol
1 bote de leche evaporada
3 ó 4 cucharadas de azúcar (dependerá de lo golosos que sean en casa)
 
Troceamos el mango o lo trituramos con la batidora para hacerlo puré.
 
Aparte batimos la nata con la leche evaporada y el azúcar.
 
Añadimos el mango y repartimos en los vasitos en que vayamos a servirlo.
 
Lo ponemos a enfriar en la nevera al menos una hora.

Y ¡ya está!
 
 
Así de simple. Así de bueno.
 
¿Por cual te decides ahora?
 






Versión para imprimir