martes, 24 de febrero de 2015

Galletas para decorar - sin huevo



¡Yujuuuuuu! ¡Vuelvo a tener mi ordenador!

Bueno, decir mi ordenador es decir mucho, porque aunque el aparato es el mismo lo han vaciado totalmente y lo han dejado en km. 0. Vamos, que he perdido toda la información que tenía dentro. ¡Qué le vamos a hacer!

El caso es que me he retrasado bastante en las publicaciones y ahora me va a tocar recuperar el tiempo perdido.

Lo primero que quiero dejarles es la receta de las galletas que le hice a mis niñas en su cumpleaños. ¿Viste la foto en el facebook? ¿No? Pues esta fue la mesa que les preparé.


Hice una tarta con bizcochos y crema de vainilla adornada con fondant para la princesa de la casa, otra con base de brownie de chocolate y mus de maracuyá para mi hija y galletas decoradas con fondant para las dos.

Estas son las de mi nieta.

Y estas las de su madre.

Y estas las hice para poner el nombre en cada una de las tartas.


Las preparé siguiendo la receta de Dulcinenca, y estoy muy contenta con el resultado, porque quedaron perfectas y riquísimas.

Si quieres prepararlas vas a necesitar:

150 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
80 grs. de azúcar glas
250 grs. de harina simple de trigo
Una cucharadita de aroma (a tu gusto, yo usé con sabor a algodón de azúcar)
Una pizca de sal.

Ponemos la mantequilla en un bol y la batimos unos pocos minutos con la batidora de varillas.

Añadimos el azúcar glas y seguimos batiendo. Sólo lo justo para que queden integradas.

Echamos el aroma y tamizamos juntas la harina y la sal y las vamos incorporando poco a poco a la mezcla de mantequilla, mezclando bien hasta formar una masa.

La volcamos sobre una superficie espolvoreada con harina y amasamos hasta que veamos que ya no se queda pegada a los dedos.

Hacemos una bola y la dividimos en dos, estirando cada parte con el rodillo hasta que tenga un espesor de unos 5 cm. Será mucho más fácil si lo hacemos poniendo la masa entre láminas de papel vegetal.

Las llevamos al frigorífico y las dejamos aproximadamente tres horas o hasta que hayan endurecido. Esto hará que al usar el cortador la silueta no se nos deforme.

Pasado el tiempo de enfriado las ponemos sobre la superficie de trabajo y cortamos a nuestro gusto.

Iremos colocando las galletas sobre papel vegetal y volveremos a llevarlas a la nevera durante unos 15 ó 20 minutos.

Precalentamos el horno a 170º y las horneamos durante unos 12-15 minutos, dependerá de nuestro horno y de si te gustan más o menos crujientes. Yo las fui sacando según veía que empezaban a dorarse por el borde.

Las dejaremos en la bandeja unos 5 minutos más antes de pasarlas a una rejilla para que acaben de enfriar.

Luego ya "sólo" queda decorarlas a nuestro gusto, con glasa, con chocolate o con fondant, como en este caso. En el blog de Dulcinenca la propuesta es mucho más sencilla, dar color a la masa añadiendo unas gotitas de colorante en el momento en el que divides la masa. Elije la opción que prefieras.

¿Cual es la tuya?




Versión para imprimir