martes, 7 de enero de 2014

Tarta de tres chocolates



Se acabaron las fiestas, las comilonas, los regalos... y llegaron las rebajas, las devoluciones y la cuesta de enero.
 
También es el momento de empezar a poner en práctica aquellos propósitos que hicimos hace unos días mientras nos comíamos las uvas (voy a cuidarme más, voy a hacer más ejercicio, voy a viajar más lejos, voy a aprender un idioma nuevo...). ¿Seremos capaces este año de llevarlos a cabo?
 
Si, si, lo de hacer propósitos está muy bien, pero... ¿cómo se llama este blog? Pues para tentarles otra vez con el número uno de los ingredientes "pecaminosos" he decidido dejarles esta receta.
 
Si una tarta de chocolate es siempre bienvenida a nuestra mesa ¿cómo rechazar una en la que se utilizan las tres variedades?
 
Además no se necesita horno y es ¡tan fácil! que te vas a aficionar a ella más de lo que te gustaría.
 
No es una receta nueva, ni tampoco creo que sea la mejor receta del mundo pero es ideal para que aquellos que empiezan en este mundillo puedan lucirse como grandes expertos ante sus familiares o sus amigos.
 
A mi me la enseñó mi amiga y antigua compañera de trabajo Rosy y la he hecho muchísimas veces, siempre con estupendo resultado.
 
 
Estos son los ingredientes que vamos a necesitar:
 
3 cucharadas de mantequilla sin sal
200 grs. de galletas tipo "Digestives" (estás son las que a mí me gustan  pero puedes hacerla con cualquier otro tipo de galletas)
250 grs. de chocolate negro
250 grs. de chocolate con leche
250 grs. de chocolate blanco
600 ml. de leche
600 ml. de nata
3 sobres de cuajada en polvo
 
 
Molemos las galletas y le añadimos la mantequilla derretida.
 
Cubrimos la base de un molde desmoldable con esta mezcla y dejamos en la nevera mientras preparamos las cremas.
 
Calentamos a fuego suave 200 ml. de nata, 175 ml. de leche y el chocolate negro troceado hasta que se derrita.
 
Disolvemos un sobre de cuajada en 25 ml. de leche y lo añadimos a la crema de chocolate negro, manteniendo a fuego suave, sin dejar de remover hasta que espese.
 
Retiramos y volcamos, con cuidado, sobre la base de galletas y ponemos a enfriar.
 
Repetimos este proceso con el chocolate con leche y luego con el chocolate blanco, dejando el tiempo suficiente para que vaya cuajando una crema antes de echar la siguiente.
 
Dejamos que termine de enfriar en la nevera. Gana muchísimo si la preparamos con un día de antelación.
 
Adornamos como más nos guste.
 
 
Genial para el cumpleaños de los niños... y no tan niños jejejejeje
 
 
 
¿Cómo resistirse?