sábado, 27 de diciembre de 2014

Galletas sello de vainilla



Y se nos fue la Nochebuena. ¿Cómo pasaste esa noche?

Este año estrenamos la casa de mi hijo que nos invitó a cenar. ¡Menuda cena! Yo no sabía que cocinara tan bien. Alex, me parece que voy a autoinvitarme a tu casa más de una vez jejejejejeje.

Nos preparó un pavo al horno, enorme, que estaba en su punto. Y a mí, claro está lo que me tocó fue llevar el postre. Una tarta de Ferrero Rocher como la que puse en el blog el año pasado. Se está convirtiendo una costumbre hacerla por estas fechas.
 
Y entre una cosa y la otra a mi me ha dado por las galletas.
 
Estas hace ya un tiempo que me venían rondando por la cabeza, pero como no tenía los moldes de sellos había ido posponiéndolas. Hace un par de semanas los vi en Rocasa y ya no había excusa
La receta por la que me decidí entre las muchas que pude ver en la web es la de  Silvia, del blog Mega Silvita que siempre es una apuesta segura. ¡Menuda repostera! Me encanta todo lo que hace.
 
Por supuesto salieron a la primera y quedaron así de bonitas.
Estos son los ingredientes que necesitas para prepararlas:

250 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 grs. de azúcar glas
500 grs. de harina simple de trigo
1 pizca de sal fina
1 huevo grande
1 yema
1 cucharadita de esencia de vainilla

En un bol mezclamos la mantequilla con el azúcar glas lo justo para que se integren y le añadimos el huevo y la yemas ligeramente batidos con la esencia de vainilla.
 
Tamizamos la harina con la sal y la añadimos a la mezcla anterior de dos veces para facilitar el amasado. Mezclaremos usando una cuchara de madera o una espátula.

Cuando veamos que ya no se pega a las paredes del bol volcaremos sobre una superficie enharinada y seguimos amasando manualmente durante unos minutos.
 
Siguiendo las instrucciones de Silvia formaremos bolitas de unos 40 grs. cada una (salen como unas 30) y las aplastaremos utilizando el molde de sello hasta que empiece a sobresalir la masa por los bordes.
 
Podemos dejarlas así o usar un molde para galletas como el que ves en la foto y darle un acabado algo más fino.
 
Aprovecharemos los "recortes" volviendo a amasar y formando nuevas bolitas y galletas.
 
Las iremos colocando en una bandeja cubierta de papel de horno y las llevamos a la nevera para que endurezcan durante aproximadamente una hora.
Pasado este tiempo precalentamos el horno a 170º y horneamos las galletas durante 15 minutos. Es importante que pasen de la nevera directamente al horno para evitar que se deformen.

Cuando veamos que empiezan a dorarse por los bordes ligeramente, las retiramos y dejamos entibiar unos 5 minutos antes de pasarlas a una rejilla para esperar que enfríen completamente.
 Ya están listas para acompañar una de chocolate, de café o, como yo las prefiero, con un buen te.
 Y, sí, ya se que les dije que les iba a poner mis blogs nominados para el premio Dardos, pero ¡sorpresa! me han concedido algunos premios más y he decidido preparar una entrada independiente para ponerlos todos juntos.

¡Gracias amigos blogueros y blogueras por pensar en mí y en mi pequeña aportación a esta gran afición que es la repostería!

Gracias y ¡Felices Fiestas!





Versión para imprimir

 
 

domingo, 14 de diciembre de 2014

Polvorones de gofio y un nuevo premio


♫  Navidad, Navidad, dulce Navidad...♪ o como dice mi nieta ♪ "ninidá, ninidá".  ¡Que bonita son estas fiestas si se ven con los ojos de los niños! El otro día íbamos paseando por un centro comercial y casi se le partía el cuello de ir mirando hacia arriba, a los adornos que colgaban del techo "mía, ninidá" (traducción: "Mira, la Navidad").
 
Yo en eso soy como un niño pequeño. Me encanta ver cómo se adornan los escaparates, las calles y como se ve todo distinto. Me entusiasma montar mi árbol el día 6 de diciembre (siempre lo hago la misma fecha) y poner algunos otros adornos por la casa. Eso ya es una tradición.
 
Otra es preparar polvorones. Ya levo un par de semanas oyendo una vocecilla "mamá, ¿cuándo vas a hacer los polvorones?, ¿Y mis polvorones? Lo próximo que hagas tienen que ser mis polvorones. Por supuesto, esa "vocecilla" no es otra que la de mi  hija, ya saben, mi fan número uno y polvoronadicta declarada.
 
Así que, aquí están. Y de gofio, sus favoritos.
 
 
Son muy fáciles de hacer y con muy pocos ingredientes. Son estos:
 
200 grs. de gofio de trigo sin sal (cuando más clarito y suave el tueste mejor)
125 grs. de almendra molida
80 grs. de azúcar glas tamizada
Una pizca de sal
La ralladura de un limón
1/2 cucharadita de canela molida
125 grs. de manteca de cerdo
 
En un bol pondremos el gofio, la almendra molida, el azúcar, la canela, la sal y la ralladura de limón y lo mezclamos todo bien.
 
Añadimos la manteca troceada muy pequeño y mezclamos hasta formar una masa compacta. Formamos una bola y la dejamos unos 15 minutos en reposo.
En este punto ya empezó mi hija a ir pellizcándome la masa para ver si estaba buena Xmas Snowball Emoticonos.
 
Pasado ese tiempo (si queda algo), ponemos a precalentar el horno a 180º y extendemos la masa (no muy gruesa, porque el gofio tiene mucho sabor) y cortamos los polvorones. Podemos usar un cortapastas o un vaso, lo que tengas más a mano. A mi no me gusta hacerlos muy grandes para quedarnos con ganas de repetir.
 
 
Los vamos colocando sobre una bandeja de horno cubierta de papel vegetal y horneamos unos 10 minutos. Retiramos y dejamos enfriar porque caliente son muy, muy delicados y pueden romperse fácilmente.
 
Espolvoreamos con azúcar glas y canela molida y ¡a disfrutar!
 
Hoy aprovecho para celebrar con esta receta un nuevo premio, el que me ha dado Raquel de La dulce Espiga. Se trata del premio Dardos, en el que se premia la creatividad, el esfuerzo y la dedicación en mantener activo un blog. ¡Gracias Raquel por pensar en mí!
 
 
Como todos los premios, este también tiene sus normas que son: poner la imagen del premio recibido en tu blog (hecho), enlazar al blog que te lo ha otorgado (hecho) y premiar a 15 blogs (esto queda pendiente para la próxima entrada).
 
Mientras voy pensando a quien doy este premio (qué difícil quedarme sólo con 15 blogs) voy a comerme otro polvorón antes de que se acaben, que desaparecen.
 
 
♫  Navidad, Navidad, dulce Navidad...♪
 
 
 
 
Versión para imprimir
 

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Kerstkransjes - Galletas holandesas de Navidad


 
Vuelve a ser día 10 y nuevamente nos reunimos en el blog de Pili "Tothom a la cuina" para viajar "repostereando" en el reto que nos propuso "Reposteras por Europa".
 
Este mes nuestra compañera de viaje, Rosi, de "Mi mundo Pinkcake" nos ha invitado a conocer Holanda, y allí nos hemos ido todas.
 
http://tothomalacuina.blogspot.com.es/2014/12/recopilatorio-reto-reposterasporeuropa.html
Pincha en la foto para ver el recopilatorio
 
"Novelereando, novelereando por esos mundos de internet  (ya me hubiera gustado hacerlo in situ), me encontré con estas galletas que me entusiasmaron nada más verlas.
 
 
El nombre "Kerstkransjes" significa literalmente "Guirnaldas de Navidad". Y es que estas galletas se preparan en diciembre para adornar el árbol.  Tradicionalmente eran redondas y cubiertas de almendras picadas o laminadas pero en la actualidad se hacen de muchas formas diferentes y con distintas coberturas, azúcar, chocolate... Eso sí, lo que es común a todas es el agujero en el centro por que si no ¿por dónde pasamos el lazo para colgarlas?
 
Se preparan así de fácil.
 
Ingredientes:
 
150 grs. de harina simple de trigo
1/2 cucharadita de levadura en polvo
100 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
75 grs. de azúcar glas
1 huevo grande
1 cucharadita de esencia de vainilla
 
Para adornar:
1 huevo
Almendras picadas
Azúcar granulado
 
En un bol pondremos la harina, la levadura y el azúcar glas tamizadas juntas y le incorporamos la mantequilla y la esencia de vainilla, mezclando todo con una cuchara de madera hasta que tenga una textura que nos recuerda al pan rallado.
 

Batimos el huevo ligeramente y se lo incorporamos formando una masa algo pegajosa.
 
Amasamos un poco sobre una superficie enharinada y formamos una bola. La forramos en film transparente y la llevamos a la nevera una media hora aproximadamente.
 
 
Pasado ese tiempo sacamos y estiramos hasta obtener un espesor de unos 3 a 5 mm según si te gustan más o menos gruesas. Yo preferí hacerlas finas.
 
Vamos cortando las galletas con un cortador con borde de ondas y le haremos el hueco del centro con otro cortador pequeño o con la parte trasera de una boquilla de las que se usan para decorar con la manga pastelera. Las iremos colocando en bandejas cubiertas con papel de horno respetando una separación de uno o dos centímetros entre ellas.
 
Las llevamos unos 15 minutos a la nevera mientras ponemos a precalentar el horno a 180º.
 
Pasado este tiempo sacamos del frío y pintamos con el otro huevo batido. Adornamos con almendras picadas o azúcar granulado y lo introducimos en el horno durante 15 minutos a 180º.
 
 
Cuando veamos que empiezan a tostarse un poco las retiramos y dejamos enfriar en la bandeja unos 5 minutos antes de pasarlas a una rejilla. Esto es importante, ya que recién salidas del calor están algo blandas al tacto pero al ir enfriando endurecen y cogen el punto.
 
Cuando estén frías les pasamos el lazo y si no se las comen antes, las colgamos en nuestro árbol.
 
 
Como te dije, las tradicionales son con almendras, pero como a mi me gusta el color y tengo una enana pequeña en casa hice estas con azúcar coloreada para darles algo más de alegría.

 
¿Llegarán al árbol? En la próxima entrada ya te cuento, pero me huelo que lo voy a tener difícil.
 






Versión para imprimir