miércoles, 29 de enero de 2014

Tarta de vainilla con ganaché de chocolate blanco y ¡Estamos de cumpleaños!



♫ Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseamos Leyla ♥, cumpleaños feliz ♫ ¡Bieeeeeeeeeeeen!

Esta fue la canción más escuchada en casa este domingo. 

Ya les dije que estaba preparando el primer cumpleaños de mi princesita.

¡Qué bonito fue cuando al despertar de su siesta ve la mesa con los dulces que le había hecho y señala una bandeja diciendo "Peppa, Peppa".
 
Por supuesto se refería a las galletas de su cerdita favorita, Peppa Pig. Desde que empezó al balbucear, una de las primeras palabas que dijo fue esta, ¡ah!, y "apa" (traducción: guapa) cuando se veía en el espejo jejejejejeje.
 
Bueno, esta es la mesa de las chuches
 
 
Son galletas de vainilla decoradas con glasa real y fondant y tarta con bizcocho de vainilla, relleno de crema pastelera y una cobertura de ganaché de chocolate blanco (un descubrimiento para mí).
 
La receta de las galletas es la misma que utilicé para las de Mickey y Minnie.
 
La de la glasa real pueden verla pinchando aquí.
 
Y ahora pasemos a la receta de esta estupenda tarta que he hecho siguiendo a nuestra admirada Alma Obregón.


Lleva estos ingredientes:
 
200 ml. de aceite vegetal
200 grs. de azúcar
200 grs. de harina simple de trigo
2 cucharadas de levadura en polvo
4 huevos
2 cucharadas de esencia de vainilla
 
Para el almíbar:
1/2 taza de agua
1/2 taza de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla
 
La crema pastelera puedes ver cómo prepararla pinchando aquí.
 
Para la ganaché:
 
400 grs. de chocolate blanco (yo uso el de Nestlé)
500 ml. de nata para montar
Colorantes de los colores que prefieras.
 
Empezaremos preparando la ganaché ¿Qué por qué empiezo al revés? Pues porque esta cobertura necesita bastante tiempo de reposo, aunque vale la pena la espera. Es la primera vez que la preparo con chocolate blanco y me ha enganchado.
 
Troceamos el chocolate en un bol y reservamos. Cuanto más pequeños sean los trocitos, mejor.
 
En un cazo ponemos la nata al fuego y cuando empiece a hervir la retiramos y vertemos sobre el chocolate, revolviendo hasta que éste se haya disuelto del todo.
 
Dejamos que enfríe y refrigeramos al menos durante 6 horas. Lo ideal es prepararla la noche anterior y montar cuando vayamos a utilizarla.
 
Para hacer los bizcochos, preparamos nuestro molde o moldes engrasándolos y ponemos a calentar el horno a 180º.
 
Yo hice un solo bizcocho usando un molde en forma de corazón y luego lo dividí en dos.

En un bol batimos, con la batidora de varillas, los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos.

Vamos añadiendo el aceite, mientras seguimos batiendo para que se integre a la mezcla anterior.

Echamos también la esencia de vainilla y mezclamos.

Tamizamos juntas la harina y la levadura y se lo incorporamos a la mezcla.

Vertemos la preparación en el molde que vayamos usar o la repartimos si son varios, procurando que haya la misma cantidad de mezcla en todos ellos.

Horneamos a 180º unos 25 ó 30 minutos o hasta que veamos que están listos.

Sacamos del horno y dejamos en los moldes durante unos 15 minutos aproximadamente antes de desmoldar y pasar a una rejilla hasta que acaben de enfriarse.
 
Mientras preparamos el almíbar poniendo en un cazo al fuego el agua con el azúcar. Cuando hierva un par de minutos retiramos y echamos la vainilla dejándolo que enfríe.
 
También puedes preparar la crema pastelera durante este tiempo.
 
Cuando ya tengamos los bizcochos fríos montamos la ganaché batiendo, con la batidora de varillas hasta que tengamos la consistencia adecuada.
 
Podemos dejarla así y adornar tal cual o separarla y teñirla con los colorantes para decorar como nos guste.
 
Para montar la tarta pondremos uno de los bizcochos, lo "calaremos" con la mitad del almíbar y lo cubriremos con la crema pastelera. Ponemos la siguiente capa de bizcocho y le echamos el resto del almíbar.
 
Cubrimos el bizcocho con una capa fina de ganaché  y refrigeramos unos 15 ó 20 minutos antes de adornar como más nos guste usando el resto de la cobertura.
 
 
Yo utilicé una boquilla de estrella abierta pequeña (literalmente una y ¡uff! menudo trabajito ir cambiando los colores, así que en cuanto pueda me compro cuatro más).
 
¡Que linda mi muñeca soplando la vela! ¿A que sí?
 
 
 Y en su mano, ¡cómo no! la galleta de su Peppa que falta en la foto de arriba.

¡¡¡¡Felicidades preciosa!!!!


 


https://sites.google.com/site/dulcespecadosyotraslujurias/tarta-de-vainilla-con-ganache-de-chocolate-blanco
Versión para imprimir











Glasa real



 
Preparar una glasa para adornar unas galletas a mi me parecía dificilísimo. Había probado un par de recetas y hasta ahora no había conseguido la consistencia adecuada.

¡Pero se acabó! ¡Por fin he dado con una que me ha salido a la primera! Y todo gracias a My World for a Cupcakes. Estupendo su blog, y todo muy bien explicado.
 
Yo he adaptado la receta para hacer sólo la mitad y me ha dado suficiente para preparar unas 10 galletas de Peppa Pig de unos 8 cm. de diámetro aproximado.
 
Se necesitan estos ingredientes:
 
6 grs de merengue en polvo (se vende en tiendas especializadas en productos de repostería)
40 grs. de agua
225 grs. de azúcar glas tamizada.
 
Ponemos todos los ingredientes en un bol y con ayuda de la batidora de varillas batimos hasta que tengamos una mezcla homogénea y muy blanca.
 
Cuando esté lista tendrá la consistencia similar a la pasta de dientes, que es la que necesitaremos para perfilar y hacer los detalles en nuestras galletas.
 
Para obtener la glasa adecuada para rellenar tendremos que añadirle un poco más de agua. Vamos probando primero una cucharadita, luego si hace falta otra... y así hasta que tengamos una mezcla con una consistencia como la de la cola blanca de carpintero.
 
Para conservarla debemos guardarla muy bien tapada, mejor en un envase hermético ya que al contacto con el aire se seca.
 
Puede teñirse usando colorante en polvo, gel o pasta.
 
Primero se perfila el dibujo y se deja secar. Se rellena y se deja secar y luego se vuelve a perfilar (si se quiere) y se hacen los detalles.

Así quedaron mis galletas. Sí, ya lo sé, me falta práctica, pero lo importante es que a mi princesa le encantaron.
 

¡A seguir haciendo galletas!






sábado, 25 de enero de 2014

Galletas de coco y melón



Estos días estoy, ¿cómo lo digo para que se me entienda bien? Bueno, pues más liada que la pipa de un indio.

Eso de que todos los cumpleaños coincida en el mes me trae un poquito de cabeza.

El día 2 cumplió mi hijo, el lunes pasado, el 20, mi hija y mañana, domingo 26, mi nieta.

¡Menos mal que "mi niño" me dijo que no quería nada dulce porque preparar el postre de fin de año me dejó exhausta. Imagínense preparar una tarta de siete capas. Una delicia, la verdad, pero también un curro de casi tres días. Ya lo contaré por si algún valiente se anima.

Para mi hija sí que hubo sesión de repostería, y doble. Para casa y para llevarse al ensayo de su grupo de baile. 

Y para el bichillo que cumple su primer añito ya estoy acabando. En unos días les pongo el resultado: galletas de Peppa Pig (cómo no), de brummm brummm (traducción para quien no tenga niños: coches) y tarta.

Lo de las galletas ha sido lo que más trabajo me ha llevado, sobre todo porque están tan buenas y en casa son tan golosos que cuando fui a decorar los coches a principio de semana ¡sorpresa! Se los habían comido toditos jejejejeje.  Menos mal que se preparan en un momento.

Para evitar que se repitiera el "incidente" hice las galletas de la receta de hoy. ¡Menudo peligro tienen! Te comes una y no paras hasta la tercera, y eso haciendo un esfuerzo.


Como casi todo lo que te encuentras en este blog, son muy sencillas de preparar. Sólo necesitas:

200 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
140 grs. de azúcar
1 yema de huevo
2 cucharaditas de extracto de vainilla
280 grs. de harina simple de trigo
1 pizca de sal
50 grs. de coco rallado (del que ya viene en bolsitas)
50 grs. de melón deshidratado en trocitos

Antes de empezar la preparación de la masa ponemos a calentar nuestro horno a 180º y cubrimos una bandeja con papel de horno o con una lámina de silicona especial para hornos.

En un bol mezclamos la mantequilla con el azúcar ayudándonos de una cuchara de madera.

Batimos ligeramente la yema de huevo junto a la esencia de vainilla y se lo incorporamos a la mezcla anterior.

Añadimos el coco y el melón y mezclamos para repartirlo bien.

Por último echamos la harina y la sal tamizadas juntas y revolvemos hasta que no queden grumos, formando una bola con la masa.

Ayudándonos de dos cucharas o con las manos ligeramente engrasadas vamos formando pequeñas bolas de masa y las colocamos en la bandeja que habíamos preparado.

Las aplastamos un poco con una de las cucharas y las horneamos a 180º unos 15 minutos o hasta que veamos que empiezan a dorarse.

Tras sacarlas del horno las dejamos enfriar en la misma bandeja unos 10 minutos antes de pasarlas a una rejilla.

Salen unas 24 galletas, aunque si cuentan las de la foto verás que sólo hay 23 (hay que catar el producto ¿no?)


Perfectas para una merienda o acompañadas de un aromático té.



¿Te animas a pecar un poquito?










Hojaldre de manzana exprés



La manzana no es una de mis frutas favoritas, de echo, es la que menos me gusta de todas, y eso que yo soy muy frutera.
 
Lo cierto es que la encuentro "sosa" y me la como cuando ya no me queda ninguna otra.
 
Bueno, esto no es del todo cierto porque esa "antipatía" hacia esta fruta desaparece por completo cuando es la base de un postre.
 
¡Ummmmm! Ese olorcillo a manzana asada cuando la pones en un bizcocho o en unos buñuelos es irresistible. Y si encima va acompañada de canela y azúcar moreno, vamos, "bocatto di cardinale".
 
Y además, en una receta como esta se prepara en un "plis-plas", vamos, es un visto y no visto.
 
 
Para hacerla vamos a necesitar estos ingredientes:
 
1 lámina de hojaldre
1 ó 2 manzanas
3 cucharadas de azúcar moreno
1 cucharadita de canela molida
Frutos secos (los que te gusten: nueces, pasas, orejones...) picados
1 huevo batido
Azúcar glas
Almendras laminadas
 
Ponemos a calentar nuestro horno a 180º.
 
Extendemos la lámina de hojaldre sobre el papel vegetal que la envuelve.
 
Pelamos las manzanas y las cortamos en láminas.
 
Las colocamos en el centro de la masa dejando un cm. aproximadamente de margen tanto por el lado derecho como por el izquierdo.
 
 
Espolvoreamos por encima el azúcar moreno, la canela y los frutos secos picados que hayamos elegido. En este caso le puse nueces y orejones.
 
 
Cerramos el hojaldre formando un paquetito. Para sellarlo podemos humedecer los bordes para que queden bien pegados.
 
Damos la vuelta y lo "pintamos" con huevo batido.
 
 
Por último, añadimos las almendras laminadas y metemos en el horno dentro de una bandeja.
 
 
Horneamos durante unos 25 minutos a 180º o hasta que veamos que está doradito.
 
Retiramos y dejamos enfriar.
 
Cubrimos con azúcar glas y ¡listo para devorar!
 
 
Y ¿te sabes este dicho? Para estar sana, cómete cada día...UNA MANZANA.
 
 
 

sábado, 18 de enero de 2014

Tarta militar para un cumpleaños




El mes pasado mi hija me pidió un favor "Mamá ¿puedes hacer unas cupcakes de estilo militar para un amigo? ¡Pues claro hija!"
 
Sin pensármelo dos veces me lancé al ordenador y me puse a navegar por la web mirando fotos y recetas a ver si me inspiraba.
 
Lo cierto es que encontré bastantes cositas  y me guardé algunas ideas.
 
Pero (que miedo dan a veces los peros) a falta de dos días, "sorpresa", ya no quiere cupcakes, prefiere una tarta. Y yo que ya había comprando hasta las cápsulas me tuve que cambiar el chip sobre la marcha.
 
¿Qué bizcocho hago? Lo más acertado siempre es ir por lo más sencillo, sobre todo si no conoces los gustos de quien o quienes van a comérsela.
 
Y para eso, la vainilla y el chocolate son lo mejor. Así que ya tenemos la base, bizcocho de vainilla y chocolate.
 
¿Y para el relleno? ¿A quien no le gusta la crema pastelera?
 
Ya sólo nos quedaba decidir la cobertura, ¿ganaché, merengue, nata? Al final "decidimos" (más bien decidió mi hija) que lo mejor era una cobertura de nata. y aquí está el resultado
 
 
Si quieres embarcarte voluntario o voluntaria en esta misión vas a necesitar estos ingredientes para los bizcochos:
230 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
380 grs. de azúcar
4 huevos grandes
2 cucharaditas de esencia de vainilla
300 grs. de harina simple
2 cucharaditas de levadura en polvo
40 grs. de cacao sin azúcar en polvo (Valor o similar)
300 ml. de leche semidesnatada
Colorante verde
 
1/2 l. de crema pastelera (aquí te explico cómo se hace)
 
Para el almíbar:
1 vaso de agua
1 vaso de azúcar
 
Para la cobertura:
1/2 litro de nata para montar (35% materia grasa)
3 cucharadas de azúcar (depende de lo dulce que te guste puedes añadirle un poco más)
15 grs. de estabilizante para la nata (puedes comprarlo o prepararlo como se indica en el "truquillo 3"
Colorantes verde y marrón
 
Vamos a preparar nuestros bizcochos.
 
Ponemos a calentar nuestro horno a 180º y engrasamos nuestros moldes. Yo he utilizado 3 de 18 cm.
 
En un bol batimos bien la mantequilla con el azúcar. Añadimos los huevos y seguimos batiendo hasta que veamos que blanquea un poco.
 
Incorporamos la esencia de vainilla y mezclamos.
 
En este punto dividimos la mezcla en dos boles.
 
Tamizamos la harina con la levadura.
 
A uno de los boles le añadimos, de dos veces, 175 grs. de la mezcla de harina intercalándola con 150 ml. de leche y el colorante.
 
Al otro le echaremos, también de dos veces,  el resto de la harina con el cacao tamizado alternándolos con los otros 150 ml. de leche.
 
Vertemos las mezclas, a cucharadas, en los moldes para que nos quede con el efecto que queremos
 

Horneamos durante unos 30 minutos a 180º.
Cuando estén, los sacamos del horno y los dejamos reposar unos 15 minutos antes de desmoldarlos y pasarlos a una rejilla para que acaben de enfriarse.

 
Unas vez fríos preparamos un almíbar para "emborracharlos" un poco.
 
Para hacerlo sólo tenemos que poner a hervir 1 vaso de agua con un vaso de azúcar. Cuando empiece a burbujear lo dejamos al fuego un par de minutos, retiramos y dejamos que se enfríe.
 
Para montar nuestra tarta pondremos una capa de bizcocho y le echaremos unas cuantas cucharadas de almíbar. La cantidad dependerá del gusto de cada uno, pero ¡cuidado de no pasarse!. Yo le puse unas 8 cucharadas por bizcocho aproximadamente.
 
Cubrimos con la mitad de la crema pastelera, y repetimos. Ponemos otro bizcocho, lo almibaramos y le echamos el resto de la crema pastelera. Ponemos la última capa y también emborrachamos, guardando en la nevera mientas preparamos la cobertura.
 
 
 
Para ello montamos la nata con el azúcar, añadimos el estabilizante y batimos hasta que esté bien mezclado. Tiene que quedar muy firme.
 
Dividimos en tres y añadimos a una parte el colorante verde, a otra el marrón y a la otra sólo una pizca del marrón, lo justo para que se nos quede un tono crema muy claro.
 
Ayudándonos de la manga pastelera (bueno, las mangas en este caso), y una boquilla pequeña de estrella cerrada, vamos cubriendo nuestros bizcochos de manera que se vaya formado el efecto de camuflaje y adornamos como queramos dejándola en la nevera hasta el momento de servirla.
 
Yo le puse unas cuantas cosillas hechas con fondant. Para poder acabar a tiempo tuve que echar mano de mi "agente/fan/pinche", vamos, de mi hija, que fue la pasó la tarde haciéndolas.
 
 
¿A que se le da bien?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 



jueves, 16 de enero de 2014

Bizcocho de coco y limón



Me imagino que casi todos los blogs de repostería de España estaremos estos días hablando de lo mismo, ¿vieron el programa "Deja sitio para el postre"?

Yo, como siempre, en Belén, como los pastores, me acordé a las tantas y ya el programa había terminado, aunque lo pude ver luego on-line

Menuda ventaja porque te ahorras toda la publicidad y además te salta lo que no te apetece ver.

Quizás espero algo del programa que no pude apreciar, como es el aprender trucos o cosillas de expertos en repostería, pero lo cierto es que no me llamó la atención especialmente.

La verdad es que ver la tele no la veo mucho. Concursos tipo Gran Hermano y Quien quiere casarse con mi hijo no me gustan nada, nada. El programa de Chicote lo he visto zapeando, pero es que esas faltas de respeto y humillaciones públicas no las aguanto. Y sí que he visto alguno de Master Chez, de casualidad, tengo que confesarlo.

Cuando vi que el reto cara a cara era preparar macarons pensé, "¡qué bien! A ver si de esta aprendo cómo hacer la receta perfecta" porque ¡hay que ver como se me resisten los condenados!, pero ...  no fue lo que pensaba. 

De todas formas seguiré atenta (voy a programarme un aviso en el móvil) a ver como camina la cosa.

Macarons hoy no he hecho, pero sí un estupendo bizcocho de coco y limón. Esponjoso, jugoso y muuuuuuuy sabroso.


Si quieres prepararlo estos son los ingredientes que utilizaremos:

1 y 1/2 taza de harina simple (mi taza es de 250 ml)
1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo
1/2 taza de coco rallado
la ralladura de 1 limón
1 taza de azúcar
125 grs. de mantequilla sin sal
2 huevos medianos
2 yogures naturales sin azúcar

Prepararemos nuestro molde engrasándolo un poco y ponemos a calentar nuestro horno a 180º.

En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos y veamos que la crema blanquea.

Añadimos los yogures, la ralladura de limón y la mantequilla fundida (pero no caliente) y batimos un poco para que se mezclen bien.

Tamizamos la harina con la levadura y se lo incorporamos batiendo lo justo para que quede homogéneo.

Por último echamos el coco rallado mezclándolo con una espátula o una cuchara.

Vertemos en nuestro molde y horneamos a 180º durante unos 40 ó 45 minutos.



Cuando comprobemos que está hecho retiramos del horno y dejamos entibiar antes de desmoldarlo.

Pasamos a una rejilla hasta que termine de enfriarse y decoramos al gusto.

Yo he estrenado unas plantillas que compré hace unas semanas baratísimas y que dan mucho juego sólo con espolvorear con azúcar glas.


¿A que quedó guapo?


Y de sabor, ni te cuento. Mejor lo pruebas y luego me cuentas tú ¿vale?




lunes, 13 de enero de 2014

Muffins de arándanos y chocolate



¡Ay mi madre! ¡Que no termino de quitarme este constipado de encima!
 
Llevo desde el mes pasado arrastrando un catarrillo que no termina de marcharse. Cuando parece que ya estoy saliendo, ¡pum! vuelvo a recaer.
 
Para ayudar a mis defensas (¡vaya!, me acorde de Lola Herrera y su anuncio del Actimel), estoy tomando mucha vitamina C, mucha agua y además hoy, leyendo cositas, me encuentro con un artículo que dice que el arándano es un excelente antioxidante, protege de las infecciones y mejora la circulación.
 
¡Con lo que a mi me gustan! Pues a comer arándanos se ha dicho.
 
No se si preparándolos de esta manera van a mantener esas propiedades que citaba el artículo, pero ¡qué ricos están combinados con chocolate!
 
 
Para preparar los muffins vamos a necesitar estos ingredientes:
 
2 huevos medianos
3/4 de taza de yogurt griego (mi taza es de 250 ml.)
1 cucharadita de ralladura de naranja
1/3 de taza de zumo de naranja
3/4 de taza de azúcar
1/4 de taza de aceite vegetal
2 tazas de harina simple de trigo
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de levadura en polvo
100 grs. de arándanos secos
100 grs. de trocitos de chocolate
 
 
 
Ponemos a calentar nuestro horno a 180º y preparamos el molde con las cápsulas de vayamos a utilizar.
 
En un bol batimos los huevos con el yogurt, el zumo y la ralladura de naranja.
 
Incorporamos el azúcar y seguimos batiendo.
 
Echamos poco a poco el aceite y batimos un poco más.
 
Tamizamos juntos la harina, el bicarbonato y la levadura y lo añadimos a la mezcla anterior.
 
Por último ponemos los arándanos y los trocitos de chocolate y mezclamos hasta repartirlos de manera homogénea. Hoy no tenía gotas de chocolate en casa y lo que hice fue trocear media tableta de chocolate fondant en pedacitos muy pequeños.
 
Repartimos la mezcla en las cápsulas teniendo la precaución de no llenar más de 2/3 de su capacidad y horneamos a 180º durante unos 25 minutos.
 
Cuando estén listos los sacamos del molde y los ponemos a enfriar sobre una rejilla.
 
 
Yo no pude aguantar mucho sin probarlos y me comí uno tibiecito. Sólo puedo decirles... hummmm, que rico notar el chocolate aún fundido contrastando con el sabor del arándano. Tuve que hacer un tremendo esfuerzo para no repetir.
 


No se si habrán ayudado a mis defensas pero mi estómago está encantado jejejejejeje


¿Te atreves con ellos?


Galletas de Mickey y Minnie Mouse



 ¿Quien no conoce a esta pareja? Nos han acompañado durante toda nuestra vida porque yo ya tengo algunos añitos y recuerdo ver estos dibujos animados cuando aún era una niña.
 
A mi hija siempre le ha gustado el personaje de Minnie, incluso aún este año le ha encantado el calendario que le "trajeron los reyes" y que tiene dibujos de esta coqueta ratoncilla.
 
Por eso cuando vi los cortadores en el supermercado no pude resistirme a comprarlos. Eso fue hace como hace un mes pero, con tanto jaleo en las fiestas, no había podido ponerme a "galletear" (me perece que acabo de inventar una nueva palabra)
 
Así es que hace un par de días hice las galletas y ayer pasé la tarde entretenida decorándolas.
 
 
¿Qué chulas verdad?
 
Sí, quedan muy bonitas pero... ¡dan tanto trabajo y duran tan poco! que hay que tener un buen día de inspiración y paciencia para dedicarles el tiempo que se merecen.
 
A mi niña (la grande, claro) le encantaron las de Minnie.
 
 

 Si quieres divertirte un ratillo vas a necesitar estos ingredientes para hacer las galletas:
 
125 grs. de mantequilla con sal (sí, con sal, no me he equivocado, pero si puede ser media sal, mejor)
1 huevo mediano
125 grs. de azúcar glas
300 grs. de harina simple de trigo
1 cucharadita de esencia de vainilla, limón, naranja o la que prefieras
 
Para decorarlas:
Fondant de colores: rosa, rojo, negro y blanco.
 
Tamizamos el azúcar glas y la harina juntas en un bol.
 
Le añadimos el huevo batido levemente, la vainilla y la mantequilla cortada a trocitos.
 
Mezclamos todo con las manos hasta que tengamos una masa homogénea y compacta.
 
Hacemos una bola y dividimos en dos.
 
Ponemos una de las bolas entre dos láminas de papel de horno y la estiramos hasta unos 5 mm. de grosor ayudándonos con el rodillo.
 
Repetimos la operación con la otra bola y las dejamos ambas en la nevera unas horas.
 
Sacamos y cortamos nuestras galletas con la forma que hayamos decidido y volvemos a poner en la nevera 15 ó 20 minutos más.
 
El tiempo de enfriado de la masa es imprescindible si queremos que nuestras galletas no pierdan la forma al calentarse.
 
Precalentamos nuestro horno y horneamos a 180º unos 10 minutos.
 
Al sacarlas dejamos en la bandeja 5 minutos antes de pasarlas a una rejilla para que acaben de enfriarse.
 
Y ya sólo queda decorarlas con el fondant.
 
Lo estiraremos ayudándonos con un rodillo y cortamos usando los moldes de las galletas.
 
Para "pegar" el fondant a la galleta podemos untarla con un poco de crema de avellanas, pintarlas con mermelada o simplemente ayudarnos con un pincel humedecido en agua, con el que pegaremos también los lunares y los lazos.
 
 
Es mejor preparar las galletas uno o dos días antes de decorarlas y una vez puesto el fondant dejar también un días más para que éste se seque.
 
 
Una vez hechas se conservan muy bien durante semanas, sobre todo si las guardas envueltas en celofán.
 
Al verlas te da hasta pena comértelas pero en casa esta noche ¡ya no quedaba ninguna!.
 
 
 

martes, 7 de enero de 2014

Tarta de tres chocolates



Se acabaron las fiestas, las comilonas, los regalos... y llegaron las rebajas, las devoluciones y la cuesta de enero.
 
También es el momento de empezar a poner en práctica aquellos propósitos que hicimos hace unos días mientras nos comíamos las uvas (voy a cuidarme más, voy a hacer más ejercicio, voy a viajar más lejos, voy a aprender un idioma nuevo...). ¿Seremos capaces este año de llevarlos a cabo?
 
Si, si, lo de hacer propósitos está muy bien, pero... ¿cómo se llama este blog? Pues para tentarles otra vez con el número uno de los ingredientes "pecaminosos" he decidido dejarles esta receta.
 
Si una tarta de chocolate es siempre bienvenida a nuestra mesa ¿cómo rechazar una en la que se utilizan las tres variedades?
 
Además no se necesita horno y es ¡tan fácil! que te vas a aficionar a ella más de lo que te gustaría.
 
No es una receta nueva, ni tampoco creo que sea la mejor receta del mundo pero es ideal para que aquellos que empiezan en este mundillo puedan lucirse como grandes expertos ante sus familiares o sus amigos.
 
A mi me la enseñó mi amiga y antigua compañera de trabajo Rosy y la he hecho muchísimas veces, siempre con estupendo resultado.
 
 
Estos son los ingredientes que vamos a necesitar:
 
3 cucharadas de mantequilla sin sal
200 grs. de galletas tipo "Digestives" (estás son las que a mí me gustan  pero puedes hacerla con cualquier otro tipo de galletas)
250 grs. de chocolate negro
250 grs. de chocolate con leche
250 grs. de chocolate blanco
600 ml. de leche
600 ml. de nata
3 sobres de cuajada en polvo
 
 
Molemos las galletas y le añadimos la mantequilla derretida.
 
Cubrimos la base de un molde desmoldable con esta mezcla y dejamos en la nevera mientras preparamos las cremas.
 
Calentamos a fuego suave 200 ml. de nata, 175 ml. de leche y el chocolate negro troceado hasta que se derrita.
 
Disolvemos un sobre de cuajada en 25 ml. de leche y lo añadimos a la crema de chocolate negro, manteniendo a fuego suave, sin dejar de remover hasta que espese.
 
Retiramos y volcamos, con cuidado, sobre la base de galletas y ponemos a enfriar.
 
Repetimos este proceso con el chocolate con leche y luego con el chocolate blanco, dejando el tiempo suficiente para que vaya cuajando una crema antes de echar la siguiente.
 
Dejamos que termine de enfriar en la nevera. Gana muchísimo si la preparamos con un día de antelación.
 
Adornamos como más nos guste.
 
 
Genial para el cumpleaños de los niños... y no tan niños jejejejeje
 
 
 
¿Cómo resistirse?
 
 
 

Quiche Gaël

¿Qué tal han ido esos reyes? Yo he podido revivir un poquito la ilusión de los niños al ir abriendo regalos con mi nieta. Aún no sabe muy bien de que va todo esto porque sólo tiene 11 meses pero ¡qué bien se pasa enseñándoselo!

Y después de las fiestas, una nueva entrada, hoy algo diferente, una receta salada.

Pero... ¿y esto? Se preguntarán algunos, ¿no es un blog de repostería? Bueno si, las recetas de repostería son el fuerte de este blog, pero después de probar la quiche de mi compañera Gaël no he podido resistirme y le he pedido permiso para publicarla.
 
¿No saben lo que es una quiche? Pues aunque a simple vista no lo parezca, es una tarta salada cuyo nombre en realidad es el de Quiche Lorraine, ya que es un plato típico de la región francesa de Lorena, en el noreste de Francia.

Según he podido averiguar la receta data de la Edad Media, de hace unos 400 años aproximadamente y aunque hoy en día el queso es casi fundamental en su elaboración, originariamente no lo llevaba, añadiéndose mucho más tarde para darle un toque de distinción a la tarta.
 
Yo había probado algunas quiches de verdura pero la receta de mi compañera me gustó muchísimo, y no sólo a mi. Nos la preparó para la noche de fin de año que, a pesar de estar trabajando pudimos disfrutar y reírnos los que estábamos de guardia esa noche. Gracias compis!!!
 
Ella no utiliza nata y ahí está la diferencia, por eso la he rebautizado y en vez de Quiche Lorraine se llamará Quiche Gaël y  va a ser el primer pecado salado de mi blog.
 
 
Los ingredientes que vamos a necesitar para prepararla son:
 
1 paquete de masa quebrada
2 yogures naturales sin azúcar
4 huevos medianos
Beicon en lonchas (o taquitos)
Queso en lonchas (del que prefieras)
Una pizca de pimienta blanca molida
 
¿La preparación? De lo más sencillo.
 
Ponemos a calentar nuestro horno a 180º y engrasamos el molde que vayamos a utilizar.
 
Extendemos la masa quebrada por el fondo y laterales del molde.
 
Cubrimos con una capa de queso (yo he puesto una de queso Edam y otra de queso curado) y con otra de beicon.
 
Aparte batimos los huevos con los yogures  y la pimienta y vertemos sobre el queso y el beicon.
 
Horneamos unos 30 ó 35 minutos a 180 º o hasta que veamos que ha cuajado.
 
Sacamos y dejamos enfriar. Bueno, puede comerse fría o, como yo la prefiero, calentita.
 
 
Sí, lo se, los bordes se me quedaron un poco altos pero como era la primera vez que la hacía no sabía si iba a subir y le dejé margen. Ahora sé que basta con que rebase un poco el alto de la crema.
 
Este tipo de tarta admite casi de todo, por lo que puedes añadirle champiñones, verdura (con la precaución de que no suelte demasiada agua lo que dificultaría el cuajado), jamón, o lo que más te guste.
 
 
 
Yo por mi parte repetiré y experimentaré distintas combinaciones ¿Cómo la harás tú?
 
 
 
 

domingo, 5 de enero de 2014

Roscón de Reyes



♬ ♩Ya vienen los Reyes, por el arenal...♪ ♫   Qué sí, que sí, en unas horas habrán llegado.

¿Todavía pones los zapatos para que te dejen los regalos? ¿Y qué le dejas a los camellos para reponer fuerzas en el viaje?

¡Ay, que ilusión! Me encantan estas fiestas y esto es lo mejor de todo, sobre todo este año en el que la ilusión de los niños a vuelto a casa.

Este será el primer día de Reyes de mi nieta y, aunque ella aún no sea consciente de ello, sí que nos tiene a todos deseando que llegue el día. ¿Cuál será su carita cuando vea todos los juguetes?

Y mientras esperamos hemos estado deleitándonos con un buenísimo roscón que hice siguiendo los pasos de Cristina de Kanela y Limón, otro de los blogs super-recomendables.



¿A que tiene buena pinta?

Además lleva sorpresa, y no me refiero al muñequito que suele ponerse dentro, sino que en el bizcocho ha añadido un ingrediente extra, calabaza y el resultado... bueno pues, salta a la vista


Para aquellos que se animen a hacerlo (que aún están a tiempo) ahí va la receta. He cambiado algunas cosillas y he adaptado las cantidades para hacer sólo un roscón grande o dos pequeños.

Los ingredientes para el roscón son:
30 ml. de leche
1/2 sobre de levadura de panadería en polvo
La ralladura de un limón
La ralladura de 1/2 naranja
2 huevos medianos
50 grs. de azúcar
2 cucharadas de anís
2 cucharadas de zumo de naranja
25 grs. de mantequilla
100 grs. de puré de calabaza
375 grs. harina de fuerza

Para el relleno:
400 ml. de nata para montar
4 cucharadas de azúcar vainillado

Ponemos en un bol amplio la harina tamizada y le mezclamos la levadura. Hacemos un hueco en el centro y añadimos las ralladuras de limón y naranja, el azúcar, los huevos ligeramente batidos, la mantequilla derretida, el zumo de naranja y el anís y mezclamos hasta que veamos que está todo bien integrado.

Añadimos el puré de calabaza y cuando este bien mezclado y veamos que la masa se compacta lo pasamos a una superficie lisa y enharinada para amasar durante unos 20 ó 25 minutos (esto es lo más engorroso para los que no tenemos máquina amasadora). Puede ser que se necesite algo más de harina, dependerá de la calidad de esta. Yo la que utilicé fue la de Carrefour y puse al principio 300 grs. y tuve que añadir un poco más durante el amasado.

Hacemos una bola y la dejamos en un bol untado de aceite y cubierto con film también engrasado. Tendrá que reposar a temperatura ambiente y tapada con un paño húmedo para que fermente durante 1 hora aproximadamente. 

Pasado este tiempo lo dejamos en la nevera unas 6 horas más (o toda la noche).

Cogemos la bola de masa, con las manos engrasadas para evitar que se nos pegue, y hacemos un agujero en el centro con los dedos y vamos ampliando el hueco, dando vueltas hasta que tengamos el tamaño adecuado, el cual debe ser bastante amplio ya que crece al fermentar y luego en el horneado.

Volvemos a dejarlo en reposo a temperatura ambiente al menos otra hora para que leve un poco más.

Pintamos con huevo batido y adornamos con lo que nos guste. Yo le puse unas almendras laminadas, azúcar moreno y fruta escarchada y deshidratada.

Horneamos en horno precalentado a 180º durante unos 25 minutos (¡ojo! No debemos pasarnos con el tiempo de horneado porque si no nos puede quedar endurecido).

Dejamos enfriar sobre una rejilla y cortamos a la mitad.
 

Montamos la nata con el azúcar vainillado y rellenamos el roscón (también puedes ponerle cabello ángel, nata trufada con chocolate, crema pastelera o lo que prefieras)


Yo hice dos roscones pequeños y estaban tan buenos que cayeron el mismo día. 
 

Ánimo y cuéntame con qué lo rellenastes tú, ¿con nata, chocolate, crema pastelera?