miércoles, 28 de agosto de 2013

Bizcocho mágico o pastel inteligente



Pero cómo, ¿es mágico o es inteligente?

El día que descubrí este bizcocho en el blog de Mabel Pasteles de colores, me quedé un poco extrañada de lo fácil que parecía su elaboración y de la pinta que tenía el resultado final. No tardé nada en prepararlo. Fue un éxito rotundo.
 
Según nos cuenta en su blog la descubridora de esta delicia, el nombre original es "prajitura desteapta" que significa "pastel inteligente" y es de origen rumano.

Es verdad que parece cosa de magia. Tú lo preparas y vuelcas todo junto en el molde y cuando lo sacas del horno la mezcla se ha convertido en una gruesa capa de deliciosa crema entre dos finas capas de bizcocho.  ¿Lo ven? ¡Es impresionante!







Para preparar esta receta vamos a necesitar los siguientes ingredientes:
 
  • 125 grs. de mantequilla sin sal
  • 150 grs. de azúcar.
  • 4 huevos a temperatura ambiente.
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • 1 pizca de canela (esto se lo añado yo porque me encanta el sabor que deja)
  • 115 grs. de harina simple de trigo
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharada de agua
  • 1/2 litro de leche
  • 4 gotas de vinagre blanco (el que tengo en casa es el de manzana)

Lo primero, poner a precalentar el horno a 180º, arriba y abajo y preparar el molde que vayamos a utilizar para el bizcocho engrasándolo y espolvoreando de harina.
 
Derretimos la mantequilla a fuego suave o en el microondas y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.
 
Separamos con cuidado las yemas de las claras y reservamos estas últimas.
 
Con la batidora de varillas batimos las yemas con el azúcar, el agua, la canela y la esencia de vainilla hasta que la mezcla esté espumosa. Le incorporamos la mantequilla y seguimos batiendo.
 
Aparte tamizamos la harina con la levadura y se la vamos echando a la mezcla anterior poco a poco, batiendo cada vez.
 
Calentamos levemente la leche y se la añadimos, tibia, a la mezcla preparada.
 
En otro bol batimos las claras, junto con el vinagre a punto de nieve y cuando ya haya alcanzado ese punto se lo incorporamos a la mezcla anterior con movimientos envolventes, sin batirlo, para evitar que las claras se bajen.
 
Lo vertemos en el molde que teníamos preparado y lo horneamos a 160º durante una hora aproximadamente.
 
Retiramos del horno y dejamos que se enfríe totalmente, refrigerando luego en la nevera, antes de partirlo. Espolvoreamos con azúcar glas y lo presentamos como más nos guste. Yo lo preparé en un molde rectangular. Los corté en cuadraditos y los presenté en cápsula de papel individuales.






 
 
No sólo su preparación parece cosa de magia, su sabor y texturas son increíbles. Y como diría un rumano: " Mulţumescu-ţi ţie Doamne c-am mâncat şi iar mi-e foame" es decir: "Gracias Señor por haber comido y por seguir teniendo hambre"  ◕‿◕
 
 

lunes, 26 de agosto de 2013

Cupcakes de Conguitos de chocolate blanco


¿Se acuerdan de aquel anuncio?

♪♪"Somos los conguitos y estamos requetebién, vestidos de chocolate, con cuerpo de cacahué. Somos redonditos y siempre vamos a cien, con chispa, ritmo y marcheta, para que lo pases bien."♪♪

Y tan bien que te lo pasas cuando abres una bolsita. Me encantan. Yo no se si hace tiempo que comercializan los de chocolate blanco, pero yo los descubrí esta semana. A decir verdad, quien los descubrió fue mi hija, a la que le faltó tiempo para pedirme unas cupcakes de este sabor.

No están mal, pero yo sigo prefiriendo el sabor de toda la vida con chocolate negro. Tal vez es porque lo asocio a recuerdos infantiles. Mi madre, como la mayoría de las amas de casa, hacía una gran compra en el supermercado a final de mes. Siempre nos traía algo con chocolate. Unas veces era una caja de Maltesers, otras una tableta grande de Toblerone o unas bolsas de Conguitos.

Nunca me había planteado el origen de los conguitos pero ¿y si les digo que la imagen del paquete fue ideada por un publicista tras la independencia del Congo belga? Curioso ¿no les parece?

 Ahora traen impresa la carita de la mascota en cada uno. ¡Si es que da hasta pena comérselos!




Para preparar los cupcakes utilicé estos ingredientes:

  • 100 ml de aceite de girasol
  • 150 grs de azúcar
  • 3 huevos medianos
  • 200 grs. de harina simple de trigo
  • 1 y 1/2 cucharadita de levadura
  • 120 ml de leche
  • 2 cucharadas grandes de manteca de cacahuete 
  • 1 bolsa grande de conguitos 
 Y para la buttercream:

  • 150 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 300 grs. de azúcar glas 
  • 150 grs. de chocolate blanco

Primero preparamos el horno precalentándolo a 180º y ponemos las cápsulas en el molde.

Mezclamos el aceite con el azúcar, le añadimos los huevos y batimos hasta que estén algo espumosos.

Tamizamos la harina con la levadura y la vamos añadiendo a la mezcla anterior, intercalándola con la leche.

Por último, añadimos la manteca de cacahuete y lo batimos hasta que se haya incorporado bien.

Repartimos la mezcla en las cápsulas llenándo sólo hasta la mitad de su capacidad, porque si no rebosarían.

¿Y los conguitos? No, no me he olvidado. Yo en principio pensaba partirlos pequeñitos, pero ya la crema de cacahuetes trae trocitos, así que, siguiendo el consejo de una amiga, los fui poniendo enteros en cada cápsula. Unos 3 ó 4 son suficientes.

Ponemos en el horno y los horneamos a 170º unos 25 minutos aproximadamente.

Las sacamos del horno y a los 5 minutos las pasamos a una rejilla para que acaben de enfriarse.

Mientras preparamos la crema.

Derretimos el chocolate como nos sea más sencillo. Yo lo pongo en el microondas a 700 w un poco menos de un minuto y lo revuelvo hasta que se disuelve. Luego se deja enfriar o estropearía la mezcla.

Batimos la mantequilla y le vamos incorporando poco a poco el azúcar glas tamizada, siempre con la batidora de varillas hasta que vemos que la crema se aclara. Luego le añadimos el chocolate y batimos hasta que tenga la consistencia adecuada. Se es necesario lo dejamos un rato en la nevera antes de usarlo.

Cuando las cupcakes están frias ponemos la crema en una manga pastelera y adornamos con nuestra boquilla preferida.




 


 ¿Y tú cual prefieres, el blanco o el negro?


sábado, 24 de agosto de 2013

Corona de naranja

Pues ya se acabó mi primera quincena de vacaciones y me he reincorporado al trabajo. Toca esperar hasta octubre para poder disfrutar de la otra mitad.
 
Han sido dos semanas muy bien aprovechadas en las que he podido hacer exactamente lo que quería.
 
Principalmente descansar y poder acostarme tarde y levantarme tarde también, sin horarios. Normalmente no me cuesta nada levantarme a las seis y media o siete de la mañana,  pero hasta yo me he sorprendido algunas de estas mañanas al mirar el reloj y ver que eran ya las nueve y media o más de las diez.
 
También pude hacer algo de bricolaje, pasear, principalmente con mis niñas  Natalia y Leyla, estudiar a ratitos y gastarme un dineral en cortadores para fondant, pastas de aromas y unas cuantas cosillas más. De la manera más casual encontré una tienda donde venden algunas de estas cosas a muy buen precio y claro, ¿como resistirse? Mi hija me decía, "mamá, pareces una niña el día de Reyes" y es que me los hubiera llevado todos.
 
Ya he estado "practicando" con algunos cortadores y hace unos días hice algunas galletas, pero hoy lo que quiero dejarles es algo más tradicional.
 
Este es un exquisito bizcocho de naranja. Es estupendo para acompañar una buena taza de te o lo que se quiera. Yo soy muy cafetera pero con el bizcocho me gusta más así.
 
Queda muy esponjoso y con un intenso sabor a naranja sin necesidad de añadir ningún aroma artificial.
 
Como todo, muy sencillito.
 
Los ingredientes que necesitaremos son:
 
  • 1 y 1/2 tazas de harina simple de trigo (la medida de mi taza es de unos 200 ml.)
  • 1/3 de taza de almendras molidas
  • 1 sobre de levadura
  • 180 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 2/3 de taza de azúcar
  • 1/4 de taza de mermelada de naranja
  • 2 cucharaditas de ralladura de naranja
  • 1/3 de taza de zumo de naranja
  • 3 huevos medianos.
 
Pasemos a la preparación.
 
Como siempre, lo primero es encender el horno y precalentar a 180º. Además prepararemos el molde que vayamos a utilizar engrasándolo y espolvoreando de harina si fuera necesario.
 
Ponemos un caldero a fuego suave con la mantequilla, el azúcar, la mermelada, la ralladura y el zumo de naranja, removiendo suavemente hasta que veamos que la mantequilla se ha fundido y la mezcla es homogénea. Retiramos del calor y dejamos que enfríe.
 
Mientras tamizamos la harina y la levadura en un bol, le añadimos las almendras molidas y cuando estén bien mezcladas, la mezcla anterior batiendo hasta que estén bien incorporadas.
 
Le agregamos los huevos y batimos un poco más.
 
Vertemos la mezcla en el molde y horneamos unos 45 minutos aproximadamente.
 
Dejamos enfriar y lo acabamos como más nos guste. Espolvoreando un poco de azúcar glas, "pintándolo" con un poco de mermelada de naranja calentada 1 minuto en el microondas o cubriéndolo con un glaseado de naranja.


 





Dime, ¿no le pegarías un bocado ahora mismo?


sábado, 17 de agosto de 2013

Cupcakes de chocolate Kinder blanco y wrapper casero

¿Cómo hago para parar? Es que así no se puede.

Me voy al supermercado a comprar lo típico, embutido, carnes, verduras.. y cuando voy a pagar tengo que hacer cola en la caja mientras la señora que está delante va pasando, lentamente, su compra mientras charla con la cajera, sin prisas. Mientras, yo me afano en ir colocando las cosas en la cinta para ir adelantando. Siempre con prisas.

Esto se alarga, así que mientras espero no tengo más remedio que quedarme mirando las estanterías que tengo delante mío. Están todas repletas de chocolatinas, con leche, con avellanas, con caramelo, con nueces y un largo etcétera. 
Según un artículo que leí hace poco, el chocolate es uno de los alimentos que más utilizamos las mujeres para calmar los nervios (¿sólo las mujeres? Digo yo que también a los hombre les vale ¿no?).
También decía que podía llegar a crear adicción porque el cacao tiene sustancias de efecto calmante, recomendándonos el chocolate negro por ser el menos calórico.  
En realidad es que el yo prefiero normalmente, pero no sé por qué en ese momento el único que se me apeteció fue un Kínder blanco. El caso es que estaban de oferta y sólo se vendían en pack de 3.
¿Y que hago yo con tanto Kínder? Aquí está la respuesta. Unas estupendas cupcakes.




Estos son los ingredientes que se necesitan para las cupcakes: 
  • 100 ml. de aceite
  • 150 grs. de azúcar
  • 3 huevos medianos
  • 2 cucharaditas de cacao sin azúcar (Valor en este caso)
  • 190 grs. de harina simple de trigo
  • 1 y 1/2 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla
  • 120 ml. de leche.
  • Chocolates Kínder
Y estos para la crema:
  • 1 paquete de 250 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente. (yo la saqué de la nevera sólo el tiempo de horneado porque hace muchísimo calor)
  • 250 grs. de azúcar glas.
  • 200 grs. de chocolate blanco
  • 100 grs. de chocolate negro.
Lo primero es poner a calentar el horno a 180º y preparar el molde con las cápsulas.
Mezclamos el azúcar y el aceite y le vamos añadiendo los huevos, uno a uno, batiendo bien hasta que se hayan integrado todos los ingredientes y le echamos el aroma de vainilla.
Tamizamos la harina, la levadura y el cacao y se lo incorporamos intercalándolo con la leche.
Ahora podemos hacer dos cosas. O bien trocear el Kínder y añadirlo a la masa o, como hice yo en esta ocasión, separar las porciones y poner un trocito en cada cápsula y luego cubrir con la preparación hasta las 3/4 partes de su capacidad.
Horneamos unos 25 minutos a 170º y dejamos enfriar mientras preparamos la crema.
Lo primero es derretir el chocolate (separado, claro). Lo suelo hacer en el microondas a 650 w. un poco menos de un minuto y voy batiendo hasta que está completamente disuelto. Luego lo dejamos enfriar un poco, sino se nos estropearía la crema.
Batimos un poco la mantequilla y le vamos añadiendo cucharadas de azúcar glas tamizada, batiendo cada vez hasta que veamos que la mezcla se aclara. Separamos en dos y le añadimos a una parte el chocolate blanco y a la otra el negro y dejamos un ratito en la nevera (en invierno es probable que esto no haga falta).
Ponemos la crema en la manga pastelera y adornamos como nos guste. Para que te salgan en dos colores como estas puedes poner los dos chocolates en la misma manga o ponerlos separados y luego meter las dos mangas en otra.









Para mejorar la presentación los vestí de blanco con estos wrapper caseros. Para hacerlos utilicé esas blondas de papel que se ponen en las bandejas. Las recorté y les puse un trocito de cinta adhesiva por el interior para unir los extremos. Quedaron de los más coquetos ¿a que sí?







jueves, 15 de agosto de 2013

Bizcocho de gofio

Hola de nuevo.
Hoy quiero compartir con ustedes esta receta de bizcocho de gofio. El gofio es un alimento muy común en Canarias y se utiliza en multitud de recetas, tanto dulces como saladas.
Para quienes no lo sepan, es una harina de cereales tostados y molidos que se consume en las islas desde hace cientos de años. Los hay de distintos tipos, de trigo, de millo, de cebada, de garbanzos...
Para mis recetas dulce yo he usado alguno de estos tipos:

                                           

Y he hecho, además del bizcocho que les voy a mostrar en esta entrada, galletas, polvorones y mus, y dentro de poco haré también cupckes, por qué no?
Estos son todos los ingredientes que vamos a necesitar:
  • 1 vaso de gofio de trigo sin sal (la medida de mi vaso es de 200 ml.)
  • 2 vasos de harina simple 
  • 2 vaso de azúcar 
  • 1 vaso de leche
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 3 huevos medianos
  • 2 sobres de levadura
  • ralladura de 1 limón
Y es tan sencillo de preparar como esto:
Lo primero es poner a precalentar el horno a 180º y preparar el molde que vayamos a utilizar untándolo con mantequilla o aceite y espolvoreándolo con harina (no hay que olvidarse de sacudir el sobrante).
Batimos los huevos con el azúcar hasta que se queden espumosos. Le añadimos el resto de los ingredientes y los mezclamos lentamente hasta que se hayan integrado bien.
Vertemos la mezcla en el molde y lo horneamos durante unos 35 minutos aproximadamente.
Lo dejamos enfriar, lo desmoldamos y lo espolvoreamos con azúcar glas si se quiere.
Este es el resultado:






¿Quién me dijo que el gofio no engordaba?





domingo, 11 de agosto de 2013

Cupcakes de leche merengada



Ufffff ¡Pero qué calor hace! 
Según la predicción, estaremos en alerta por altas temperaturas durante todo el fin de semana.
Viviendo en Canarias es lógico pensar que lo que toca es ir a la playa, pero yo, playera, la verdad, no soy y prefiero ir de paseo al campo. Además, encontrar un sitio tranquilo en la arena, un fin de semana y en verano es toda una aventura, no se crean.
Aún con todo este calor tengo el gusanillo en el cuerpo y me apetece hornear algo. ¿Qué podría hacer?
Lo primero es llevarme el ventilador a la cocina, que es que no corre ni aire fresco, y eso que son más de las siete de la tarde.
Luego me voy a la nevera a servirme algo fresquito y pienso en lo bien que me vendría un vasito de leche merengada. Hummm, leche merengada, leche merengada. ¡Pues ya está! Contra el calor, unas cupcakes de leche merengada y así pruebo este nuevo sabor que compré en mi tienda favorita, Mundo Fondant.
Me doy un paseo por la red y me encuentro esta estupenda receta de tendulzo, a la que hice unos mínimos retoques. Quedaron buenísimas. Menos mal que no sobró más que una cucharada de buttercream después de decorar, porque no sé si podría haber parado hasta acabarla.
Aquí está la receta:
Para las cupcakes:
  • 110 ml. de aceite de girasol
  • 220 grs. de azúcar
  • 3 huevos medianos
  • 220 grs. de harina simple
  • 1 y1/2 cucharadita de levadura
  • 150 ml de leche
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 2 cucharaditass de pasta de leche merengada.
  • Lemon Curd para rellenar.
Para la buttercream:
  • 150 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 300 grs. de azúcar glas
  • 150 grs. de queso cremoso
  • 2 cucharadas de leche
  • 1 y 1/2 cucharadita de pasta de leche merengada
Como siempre, lo primero es poner a precalentar el horno. En este caso a 170º.
Luego preparamos el molde con las cápsulas de vayamos a usar.
Ponemos en  un bol el aceite con el azúcar y lo batimos hasta que se mezclen bien (mejor con la batidora de varillas) y luego le añadimos los huevos uno a uno, batiendo hasta que veamos una mezcla cremosa.
Tamizamos la harina con la levadura y la canela en polvo y lo incorporamos a la mezcla anterior intercalándolo con la leche.
Por último le añadimos las 2 cucharaditas de pasta de leche merengada.
Repartimos en las cápsulas y horneamos a 170º durante 25 minutos. Cuando estén listas las dejamos enfriar.
Ponemos en una manga pastelera unas cuantas cucharadas de lemon curd y se lo "inyectamos" a las cupcukes. ¿A qué sólo así ya están apetecibles?
Mientras prepararemos la buttercream.
Empezaremos batiendo la mantequilla con el azúcar glas tamizada y la leche. Añadiremos posteriormente el queso y batimos hasta que tengamos el color y la consistencia adecuada. Para acabar incorporamos el sabor de leche merengada.
Yo lo dejé como 1 hora en la nevera para después pasarla a la manga y decorar.
Y las espolvoree con canela porque me encanta su sabor. ¡Ay, pero que peligro tienen!




viernes, 9 de agosto de 2013

Tarta Red Velvet ¡Por fin me he decidido!


Pues eso, hoy me he decidido por fin a crear un blog.
Mira que hace tiempo que me ronda la idea por la cabeza pero un día por unas cosas y otros días por otras (excusas al fin y al cabo), no me sentaba a hacerlo. Hoy, aprovechando estos días de vacaciones pensé que ya estaba bien de procastrinar (menuda palabrota no?) y aquí estamos.
Espero que me acompañen en la aventura y a ver que tal se me da esto.
Para empezar con un PECADO en mayúsculas les dejo una espectacular "Tarta Red Velvet", es decir una preciosa tarta de terciopelo rojo, y no es que me dedique a la costura, sino que su color nos lo recuerda



                              



Esta en particular nos acompañó una noche de turno en el hospital, en las que algo de dulzura no viene nada, pero que nada mal.
Vámonos con la receta por cortesía de Alma Obregón y su estupendo libro Objetivo: Tarta Perfecta:
Ingredientes:
  • 280 grs. de azúcar (ella le pone un poco más pero yo prefiero menos cantidad)
  • 120 ml. de aceite (yo para repostería suelo usarlo de girasol)
  • 2 huevos medianos
  • 2 cucharadas de cacao sin azúcar (le puse de la marca Valor)
  • 3 cucharaditas de extracto o esencia de vainilla
  • 300 grs de harina simple
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco (en casa el que tengo yo es el de manzana)
  • 1/4 litro de leche
  • 11/2 cucharadita de colorante rojo (este es el que yo uso, rojo cochinilla, que es en polvo y a la vista está el resultado)




                                              

Para la cobertura prepararemos una crema con estos ingredientes:
  • 125 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 300 grs. de azúcar glas
  • 125 grs. de queso cremoso (no es por publicidad pero el de la marca Carrefour no light va estupendamente)
  • 3 cucharaditas de leche (si hiciera falta, que en este caso yo no le puse)
Pues venga, al lío:
Lo primero de todo es precalentar el horno a 180º y preparar los moldes. Yo compré unos de silicona de los pequeños y así pongo dos a la vez. Son de 18 cm. Estos no tengo que prepararlos, pero si van a  usar de metal recuerden untarlos con mantequilla y espolvorear con harina para evitar que se peguen.
Batimos muy bien el aceite con el azúcar y los huevos. Si usamos una batidora de varillas ahorraremos tiempo y músculos.
Tamizamos juntos la harina y el cacao y se lo añadimos a la mezcla anterior alternándolo con la leche.
Aparte, en un vasito, ponemos el bicarbonato con el vinagre y cuando haga burbujitas lo incorporamos a lo anterior.
Nos queda añadirle la esencia de vainilla y por último el colorante.
Distribuimos en los moldes y horneamos a 180º durante aproximadamente unos 30 minutos. Ya saben que los hornos, como las personas, tienen cada uno personalidad propia y pueden variar los tiempos.
Dejamos enfriar, desmoldamos y mientras preparamos la crema.
Es tan sencillo como batir con la batidora de varillas el azúcar tamizado con la mantequilla, y si hiciera falta, con la leche. Añadirle el queso y seguir batiendo hasta que veamos que tenemos la consistencia adecuada. Dejamos en el frigorífico hasta que vayamos a adornar nuestra tarta. En este mes, y con el calor que está haciendo podemos dejarla 1 hora aproximadamente antes de usarla,
Cubrimos la tarta con la crema y adornamos como más nos guste. Yo utilicé la famosa boquilla 1M de Wilton para hacer esas rosas y le añadí unas figuritas con fondant. Y luego de nuevo a la nevera.









¿Qué les parece el corte? Les garantizo que es deliciosa y nada difícil de preparar.

Ya me contarán.