sábado, 25 de octubre de 2014

Cupcakes de mojito

 
 
Mamá, mamá. Tenemos un nuevo concurso de baile en octubre. ¿Me vas a hacer unas cupcakes verdad?
 
Ya se pueden imaginar que la petición es la de mi catadora oficial y principal fan, mi hija.
 
Con el calor que ha hecho este mes quería que fueran algo refrescante. "Estaría bien unas de limón y otras de lo que tú quieras".
 
Y yo, que estaba deseando probar este nuevo sabor en pasta que tenía en la despensa vi la oportunidad y me aproveché.
 
Estaba un poco asustadilla porque no sabía si quedaría un sabor demasiado exótico pero un grupo de baile como Enigma, que se atreve con coreografía tan sorprendentes ¿no iban a atreverse con esto?
 
¿No los conoces? Te dejo una muestra de la coreo que presentaron a concurso y que les hizo quedar en segundo puesto.
 
 
¿Qué opinan, se merecen o no esta recompensa?
 
 
Los ingredientes que necesitaremos para prepararlos son:
 
150 grs. de azúcar blanca
1 cucharada de azúcar moreno
2 huevos grandes
150 ml. de aceite (vegetal o de oliva suave)
1 cucharadita de levadura en polvo
150 grs. de harina simple de trigo
1 cucharada de leche semidesnatada
2 cucharaditas de aroma de mojito en pasta
 
Para la crema usaremos:
 
125 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
350 grs. de azúcar glas tamizada
1 y 1/2 cucharadita de aroma de mojito en pasta
Colorante verte (opcional)
 
Ponemos a precalentar nuestro horno a 180º y preparamos el molde para cupcakes con las cápsulas de papel.
 
En un bol batiremos los huevos con el azúcar  blanca y morena hasta que estén espumosos y añadimos el aceite poco a poco.
 
Tamizamos juntas la harina y la levadura y lo añadimos a la mezcla anterior junto con la leche batiendo todo hasta que obtengamos una mezcla homogénea.
 
Por último echamos el aroma de mojito y mezclamos bien.
 
Repartimos la mezcla en las cápsulas y horneamos durante unos 25 a 30 minutos a 180º.
 
Cuando estén listos retiramos del horno y pasados 5 minutos desmoldamos y dejamos que acaben de enfriar sobre una rejilla.
 
Esto es importante. Si dejamos las cupcakes en el molde más del tiempo indicado corremos el riesgo de que las cápsulas acaben despegándose por la humedad que genera el mismo calor.
 
Mientras preparamos nuestra crema.
 
Para ello ponemos en un bol la mantequilla y la batimos, usando la batidora de varillas, incorporando el azúcar glas tamizada poco a poco y sin dejar de batir.
 
Cuando estén bien integradas añadimos el aroma de mojito y, si queremos darle un toque más intenso de color, unas gotas de colorante.

Dejaremos la buttercream en la nevera al menos unos 20 minutos antes de utilizarla porque así adquirirá una mayor consistencia.
 
Con ayuda de una manga pastelera y una boquilla adornaremos nuestras cupcakes como más nos guste.
 
 
´
Enhorabuena chic@s. A seguir así. Sólo queda una duda

¿Cuáles haremos para la próxima actuación? ✌(◕‿-)✌






Versión para imprimir

jueves, 23 de octubre de 2014

Tarta de café y galletas



Adoro el café. Lo primero que hago cada mañana al levantarme es prepararme  una buena y laaaaaarga taza de esta bebida.

Algunas veces me lo tomo solo, otras con leche condensada o leche normal. Depende de como me pille pero en el día tres por lo menos caen.
 
Helado, granizado, en licor, flan, natillas... y cómo no, en tartas. Vaya vicio ¿no?
 
Pues para tranquilidad de los que me leen, esta tarta es apta para todos los públicos porque lleva café si, pero descafeinado.
 
Es la favorita de mi marido, aunque a él el café nunca le ha gustado.
 
Es muy facilita y lleva sólo estos ingredientes:
 
 
Como puedes ver son:
 
1 bote pequeño de leche condensada
1 bote de nata Ermol fría
2 sobres de café descafeinado (yo usé Nescafé)
300 grs. de galletas tostadas cuadradas
Leche semidesnatada
Cacao o chocolate en polvo (no lo busques, no me acordé de ponerlo en la foto)
 
Preparamos el molde que vayamos a utilizar forrándolo con film transparente. Esto va a facilitar que lo desmoldemos si quieres volcarlo en un plato.
 
En un bol o en el vaso de la batidora echamos la nata y la leche condensada y las batimos bien.
 
Disolvemos los sobres de café en 3 ó 4 cucharadas de leche y lo añadimos a la nata, batiendo hasta que tengamos una mezcla homogénea.
 
En un recipiente ponemos un poco de leche en la que iremos mojando las galletas.
 
Ponemos en el molde una capa fina de crema de café, una capa de galletas mojadas en leche, otra capa de crema, otra de galletas... Así hasta que acabemos, siendo la última capa de galletas.
 
 
Llevamos el molde a la nevera y dejamos enfriar unas cuantas horas. Mejor si lo dejas de un día para otro.
 
¿Quieres una versión adulta? Añade a la leche un poco de licor de café para remojar las galletas.
 
Volcamos y retiramos el film y espolvoreamos con el cacao o el chocolate en polvo.
 
Y ¡listo!
 
 
Verás que pronto se acaba.
 
 
 
 
 
Versión para imprimir

 
 


miércoles, 22 de octubre de 2014

Tarta de tres chocolates y frambuesa

 
 
¡Qué deprisa pasa el tiempo! Y de unos años a esta parte parece que el reloj corre más rápido ¡y yo quiero hacer tantas cosas!
 
¿A que viene este pensamiento? Pues a que el pasado día 14 fue mi cumpleaños, mi 53 cumpleaños, que se dice pronto.
 
Cuando era jovencita pensar en una persona de esta edad era pensar en una persona mayor, cercana a la jubilación y ahora que soy yo la que está aquí no me veo para nada de la misma manera.
 
Me encuentro llena de ideas y proyectos por hacer, con muchas ganas de emprenderlos y con muy pocas de dejar de trabajar. Y por supuesto, no me veo tan mayor jejejejejeje
 
Debe ser por eso que el destino (y mi supervisora, sin saberlo) decidiera que esa noche tenía que trabajar y claro está, ¿qué menos que celebrarlo con una tarta especial con mis compañeros? 
 
Como puedes leer lleva 3 bizcochos, cada uno de un chocolate diferente,  buttercream de frambuesa y frutos rojos frescos.
 
¿Lo más complicado de hacer esta tarta? Guardarla en casa sin que nadie le de un pellizco. Lo demás es bastante sencillo.
 
Para cada uno de los bizcochos vamos a necesitar:
75 grs de chocolate (blanco/negro/con leche)
80 ml. de leche semidesnatada (240 ml. en total)
100 ml. de aceite (300 ml. en total) (yo para este tipo de recetas suelo usar aceite vegetal pero puede ser de oliva suave si lo prefieres)
100 grs. de azúcar (300 grs. en total)
2 huevos grandes (6 en total)
1 y 1/2 de levadura en polvo (4 y 1/2 en total)
100 grs. de harina simple de trigo (300 en total)
 
Para la buttercream:
250 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
200 grs. de azúcar glas
1 cucharada de frambuesa en pasta
 
Además:
Frutos rojos frescos: fresas, frambuesas, moras y arándanos (esto ya depende del gusto de cada uno y la disponibilidad de la fruta)
 
Cada uno de los bizcochos se prepara así:
 
Ponemos en un cazo al fuego, la leche con el chocolate (una vez será el blanco, otra el negro y otra el chocolate con leche) y vamos removiendo suavemente hasta que se haya derretido completamente. Apartamos y dejamos que vaya enfriando.
 
Mientras, ponemos a calentar nuestro horno a 180º y preparamos los moldes. Yo usé unos de silicona de 18 cm de diámetro.
 
En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos y añadimos el aceite.
 
Tamizamos la harina con la levadura y lo incorporamos a la mezcla anterior.
 
Echamos por último la leche con el chocolate disuelto y batimos hasta que tengamos una mezcla homogénea.
 
Vertemos la mezcla en el molde y horneamos a 180º durante unos 25 ó 30 minutos.
 
Retiramos y dejamos entibiar antes de desmoldarlos y pasarlos a una rejilla para que enfríen del todo.
 
Mientras preparamos la buttercream.
 
En un bol ponemos la mantequilla y empezamos a batir añadiendo poco a poco el azúcar glas tamizada.
 
Cuando estén bien integradas añadimos la cucharada de frambuesa en pasta y batimos un poco más. Reservamos en la nevera hasta el momento de montar la tarta (como mínimo unos 30 minutos para que tenga la consistencia adecuada).
 
Cuando los bizcochos hayan enfriado montamos nuestra tarta.
 
Yo puse primero el bizcocho de chocolate negro, cubrí con una capa de crema, una capa de fresas laminadas, luego el bizcocho de chocolate con leche, otra capa de crema y por último el de chocolate blanco, cubriendo luego todo con el resto de la crema y poniendo los frutos rojos encima.
 
El contraste de la crema dulce y el ácido de la fruta quedó de vicio.
 
Tanto que no me quedó más remedio que preparar otra tarta para casa ¡es que si no, me comen!
 
 ¿Un trocito?
 
 
 
  


Versión para imprimir

 
 
  
 


viernes, 10 de octubre de 2014

Chruscikies - Galletas fritas polacas

 
 ¡Estamos de viaje por Europa!
 
Un dulce viaje capitaneado por Pili, del blog Tothom a la cuina que nos ha invitado a que la acompañemos en el descubrimiento de recetas de diferentes países, propuestos cada mes por uno de los participantes en el reto Reposteras por Europa
 Este mes nos toca pasearnos por Polonia y para allá nos fuimos.
 
Tras mucha investigación "googleliana" me decidí a preparar estas galletas por diversos motivos. Me pareció una receta muy sencilla, de esas que podemos hacer en familia, con los niños, y pasárnoslo genial.
 
Otra de las razones es que me llamó la atención que fueran galletas y no fueran al horno, sino fritas.
 
Y por último, y sobre todo, porque me recuerdan a mis orígenes, que nada tienen que ver con Polonia.
 
Mi madre preparaba unas tortas fritas uruguayas cuya textura y sabor son muy similares a estas galletas y que son el complemento perfecto de un buen mate.
 
Estas galletas se sirven en Polonia, de forma tradicional en año nuevo y en tiempo de Pascua y a menudo en las bodas y también se las conoce como "alas de ángel" o "nudo de amor".
 
La palabra "chrusciki" significa en polaco "ramitas o broza", a las que se asemejan tanto en su apariencia como por su textura quebradiza y crujiente.
 
Te puedo asegurar que es im-po-si-ble comerte solamente una y el peligro es que como te descuides desaparecen antes de que te des ni cuenta.
Estos son los ingredientes que llevan:
 
6 yemas de huevo
300 grs. de harina simple de trigo
2 cucharadas de azúcar
3 cucharadas de queso crema para untar
2 cucharadas de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
1 cucharada de ron
1 pizca de sal
1 cucharadita de esencia de vainilla
 
Además:
Harina para espolvorear y amasar.
Aceite suficiente para freír
Azúcar glas para espolvorear.
 
En un bol ponemos la harina y el azúcar y las mezclamos.
 
Hacemos un hueco en el centro y añadimos el resto de ingredientes y lo mezclamos todo hasta tener una bola de masa.
 
La volcamos sobre una superficie espolvoreada de harina y amasamos unos minutos hasta que tengamos una masa algo elástica.
 
Estiramos con un rodillo hasta dejarla muy fina y cortamos tiras de 2 x 10 cm. aproximadamente.
 
Hacemos un corte en el centro de cada tira en forma de ojal y pasamos uno de los extremos por él para darle la forma tradicional del chrusciki.
Calentamos el aceite (áchale un vistazo al truquillo nº 1) en una olla profunda y freímos poco a poco nuestras galletas.
 
 
Al sacarlas las colocamos sobre papel absorbente para eliminar restos de aceite y espolvoreamos con abundante azúcar glas.

Recién hechos están riquísimas. ¿Cómo están al día siguiente? Pues no te lo puedo contestar, al menos en esta ocasión no duraron ni dos horas.Messenger - Emoticonos - 1508623
 
 
 
 
 
 
Versión para imprimir