viernes, 21 de febrero de 2014

Mini Bundt cake de cacao con glaseado de naranja y nuevo premio




Pues si, como les dije en la entrada anterior, Ann, de Cocina con Ann me ha hecho un bonito regalo. Un regalo en forma de premio, y es este. ¿Qué chulo, verdad?



Este tipo de premios se da entre blogueros y es para darnos a conocer unos a otros. Debe concederse a los que tienen menos de 200 seguidores, como es mi caso.

Además hay que contestar a unas preguntas formuladas por quien te premia. En este caso estas son las preguntas de Ann y mis respuestas:

  1. ¿Desde cuando tienes el blog? Pues no hace mucho, desde agosto de 2013.
  2. ¿Cual es la receta que más sueles cocinar? ¿De mi blog? Pues las cupcakes de batido de fresa. Son las preferidas de mi hija y sus amigos.
  3. ¿Cual es tu ingrediente favorito? ¿Tengo que decir sólo uno? Bueno, pues la canela. Me encanta todo lo que lleve esta especie.
  4. ¿Qué haces para promocionar tu blog? En realidad no mucho. Es algo que hago para entretenerme y la gente que me conoce ya me lee y me lo cuenta. Aún así he creado una página en facebook para que sea más accesible.
  5. ¿Qué fue lo que te animó a empezar con tu blog? Pues que me pedía continuamente las recetas de lo que iba haciendo y me pareció la mejor forma de compartirlas.
  6. Fresas, ¿con nata o chocolate? Yo las prefiero con nata.
  7. ¿Quién te animó a cocinar? Más que animarme fue cuestión de necesidad. Desde muy joven no me quedó más remedio que aprender.
  8. De todos los cocineros... ¿cual admiras más? Bueno, hay muchisima gente pero a mi me encanta la forma tan sencilla que tiene Eva Arguiñano de hacer las cosas.
  9. ¿Salado o dulce? Duuuuuulceeeee, sin dudarlo.
  10. ¿Coca-cola o Pepsi? Coca-cola, a pesar de lo que le ha llovido en este último mes.
  11. ¿Qué opina tu familia de que tengas blog? Encantados, presumen hasta con sus amigos jejejejeje
Estas han sido mis respuestas. En la próxima entrada pondré mis blogs premiados y mis once preguntas para ellos.

¡Qué mejor manera de celebrarlo que con la tentación que les traigo hoy! Estos deliciosos mini bundts cakes de cacao cubiertos con glaseado de naranja. ¡Me encanta esta combinación!


Y me gusta tanto que la próxima entrada será también combinando estos sabores.

Para prepararlos vamos a necesitar:

250 grs.de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
350 grs. de azúcar moreno
4 huevos grandes
150 ml. de agua hirviendo
60 grs. de cacao en polvo sin azúcar (yo uso Valor)
350 grs. de haria simple de trigo
1 cucharada de bicarbonato
1/4 de cucharadita de sal
1 cucharadita de esencia de vainilla
2 yogures naturales sin azúcar

Y para el glaseado:

1 taza de azúcar glas tamizada
2 ó 3 cucharadas de zumo de naranja
1 cucharadita de ralladura de naranja
Unas gotas de colorante naranja (si quieres potenciar el color)

Ponemos a calentar nuestro horno a 180º y engrasamos el molde que vayamos a utilizar.

Disolvemos el cacao en el agua hirviendo y reservamos.

En un bol batimos la mantequilla con el azúcar y añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien cada vez.

Tamizamos aparte la harina con el bicarbonato y la sal y añadimos la mitad a la mezcla anterior.

Echamos los yogures y luego el resto de la harina.

Cuando ya se hayan incorporado bien añadimos el cacao y la esencia de vainilla.

Repartimos con cuidado la mezcla en los moldes y horneamos unos 20 ó 25 minutos a 180º.

Cuando estén listos los sacamos y dejamos entibiar antes de desmoldarlos y pasarlos a una rejilla para que acaben de enfriarse.


Hay que tener mucho cuidado al desmoldarlos porque son bastantes esponjosos y corren el riesgo de romperse.
 
Mientras, preparamos el glaseado mezclando el azúcar con el zumo y la ralladura de naranja, añadiendo más zumo si hiciera falta hasta obtener una consistencia adecuada.  Añadiremos el colorante al final.

Bañamos nuestros pastelitos generosamente y adornamos como más nos guste.

 
Como la mezcla da para bastante horneé una bandeja de mini bundts cakes, que son doce, y uno grande que me llevé al trabajo.


 
¡Sencillamente delicioso!








https://sites.google.com/site/dulcespecadosyotraslujurias/mini-bundt-cake-de-cacao-con-glaseado-de-naranja
Versión para imprimir



 
 
 



domingo, 16 de febrero de 2014

Bizcocho de limón y semillas de amapola


 Lo primero que he de hacer en la entrada de hoy es dar las gracias a Ann del blog "Cocina con Ann", por concederme el premio "Conóceme". ¡Eres un encanto!

Ann es una jovencísima bloguera que ha llegado pisando fuerte. Échale un vistazo a su blog y dime si no es cierto.

En unos días haré la entrada y contestaré a tus preguntas.

Y para la de hoy traigo un trocito de una melodía. ¿Conocen esta canción?

♫ Amapola, lindísima amapola, ¿cómo puedes tú vivir tan sola?♬ 

El bizcocho que preparé estos días me recuerda a esta delicada flor y son sus semillas las que utilicé en su elaboración.

La idea me rondaba en la cabeza desde hace un tiempo y me compré un paquetito hace unas semanas con idea de buscar una receta sencilla y que me convenciera.

Y esta es la que encontré aunque aquí no viene la amapola sola, como en la canción,
sino acompañada de un delicado sabor a limón.


Estos son los ingredientes que se necesitan para prepararlo:

185 grs. de mantequilla sin sal
200 grs. de azúcar
3 cucharaditas de cáscara de limón rallada
3 cucharadas de lemond curd (o crema de limón)
3 huevos
300 grs. de harina simple de trigo
2 cucharaditas de levadura en polvo
50 grs. de almendra molida
3 cucharadas de semillas de amapola

Preparamos nuestro horno poniéndolo a calentar a 180º y engrasamos el molde que vayamos a utilizar para el bizcocho.

Ponemos en un caldero, a fuego suave, la mantequilla, el azúcar, la ralladura de limón y el lemond curd hasta que veamos que la mantequilla se ha disuelto y tengamos una mezcla homogénea.

Aparte tamizamos la harina con la levadura y le añadimos la almendra molida y las semillas de amapola.

Cuando la mezcla de mantequilla este casi fría la añadimos a los ingredientes secos y batimos.

Por último añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien cada vez hasta que veamos que todos los ingredientes están bien integrados.

Vertemos en nuestro molde y horneamos durante unos 45 minutos, aproximadamente, a 180 º (recuerda, cada horno es distinto y tendremos que irle cogiendo el puntito)

Cuando esté listo lo retiramos y dejamos en el molde hasta que esté tibio.

Desmoldamos y pasamos a una rejilla para que acabe de enfriarse


Podemos degustarlo así, espolvoreado con azúcar glas o, como yo hice, añadiéndole un glaseado de limón preparado con una taza de azúcar glas mezclada con una cucharada de lemond curd disuelta en 2 cucharadas de agua templada.



Las semillas de amapola se utilizan, en la medicina natural, como un calmante nervioso, muy aconsejable en épocas de estrés. Aunque también se recomienda no abusar por su efecto sedante (no te pases añadiendo semillas jejejejeje)


¿Qué mejor excusa para preparar este bizcocho?





 

viernes, 7 de febrero de 2014

Galletas de Nutella



¿Pero qué tiene esta crema que la hace tan, pero tan buena?

No sé si es el cacao o la calidad de las avellanas, pero de todas las cremas de este tipo la de Nutella es la que más me gusta.

Además, hay tantas cosas que se pueden preparar con ella.

Ya la hemos utilizado en cupcakes o en la espectacular y deliciosa tarta de Ferrero. Y hoy se las voy a traer en forma de galletas.

Es una receta de Bea Roque, del blog El Rincón de Bea, la number one de las blogueras en España, al menos para mí.

Se hacen en un periquete y están de vicio, de puro vicio.


Y para colmo ¡son tan fáciles y tan ricas! Te pedirán que las hagas más de una vez, te lo advierto.

Mira que pocos ingredientes:

1 huevo grande
100 grs. de azúcar
140 grs. de harina simple de trigo 
250 grs. de Nutella

Lo primero es precalentar nuestro horno a 180º y preparar la bandeja donde vamos a hornearlas cubriéndola con papel de horno o con lámina de silicona.

En un bol batimos bien el huevo con el azúcar.

Echamos la harina tamizada y mezclamos.

Por último ponemos la Nutella y lo batimos hasta que estén bien incorporados.

Hacemos unas bolitas de unos 2,5 cm de diámetro y las colocamos en la bandeja que habíamos preparado.


Ayudándonos de un vaso las aplastamos y llevamos al horno a 170º entre 8 a 10 minutos.

Retiramos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


Y ¡listas para desaparecer!


Siguiendo los consejos de Bea yo las aplasté bastante, porque me gustan más crujientes. Si las prefieres más blandas sólo tienes que dejarlas más gruesitas.


Como suele decir una amiga mía ¡date un homenaje!









domingo, 2 de febrero de 2014

Tarta de fresas y mouse de chocolate blanco



Ya se los dije, acabé y empecé el año enredada en una locura, una dulce locura.
 
He preparado multitud de recetas, tanto de repostería más clásica como de plena actualidad. A gusto de todos,  para que no se quede nadie sin caer en la tentación de pecar jejejejejeje.
 
La tarta que les traigo hoy es lo peor de lo peor. Cuando la ves y preguntas, ¿de qué es? No te queda luego más remedio que sucumbir y probarla. ¡Menudo error habrás cometido!
 
No te puedes conformar con una esquinita, tienes que servirte un buen pedazo, y es que es tan suave y tan fácil de comer que vas a PECAR, sí, con mayúsculas.
 
Es ideal para prepararla en estos días en que se acerca San Valentín, la festividad del Día de los Enamorados.
 
¿Saben de donde viene esta tradición? Pues parece ser que tiene su origen en la época de los romanos. Un sacerdote cristiano llamado Valentín casaba parejas jóvenes en secreto, en contra de la ley decretada por el césar Claudio II, que creía que los soldados solteros eran mejores guerreros.
 
El sacerdote fue encarcelado y posteriormente ejecutado un 14 de febrero por no renunciar a su religión. Dos siglos más tarde fue canonizado y nombrado patrón de los enamorados por la Iglesia Católica para acabar con una fiesta pagana en honor del dios de la fertilidad Lupercus.
 
El cuerpo del santo se conserva en una basílica en la ciudad de Terni, en Italia y cada 14 de febrero se celebra un acto de compromiso por parte de diferentes parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.
 
Hoy en día se ha convertido, para muchos comerciantes, en una oportunidad y una ocasión de aumentar sus ventas.
 
Yo lo que te propongo es que dediques un "ratito" de tu tiempo y prepares esta delicia que encontré hace un tiempo en el fabuloso blog "La repostería de Miguel". Es un crack. 


Mi persona especial fue en esta ocasión mi hija Natalia, ya que la hice para su cumpleaños porque es una de sus tartas favoritas.

Si quieres prepararla vas a necesitar estos ingredientes:

Para la base de bizcocho:

3 claras de huevo a temperatura ambiente
4 cucharadas de azúcar
100 grs. de chocolate negro troceado
50 ml de nata para montar
30 grs. de harina simple de trigo.

Para la mousse:

300 grs. de chocolate blanco (yo lo uso de Nestlé)
100 ml. de leche semidesnatada
300 grs. de nata para montar.
2 claras de huevo a temperatura ambiente
1 cucharadita de gelatina neutra en polvo
3 ó 4 fresas frescas

Para la gelatina de fresa:

2 hojas de gelatina neutra
150 grs. de fresas frescas

Prepararemos un molde desmoldable engrasándolo y pondremos a calentar nuestro horno a 170º.

En un cazo pondremos la nata y el chocolate troceados a fuego suave hasta que el chocolate se haya derretido completamente y dejamos entibiar.

Montamos nuestras claras con el azúcar a punto de nieve fuerte y le añadimos la mitad del chocolate, mezclando con movimientos envolventes para evitar que la mezcla baje.


Vertemos la harina tamizada en forma de lluvia y después de haberla mezclado incorporamos el resto del chocolate.

Echamos la mezcla en el molde y horneamos a 170º unos 20 ó 25 minutos.

Cuando esté listo dejamos unos 10 minutos en el molde antes de sacarlo y pasarlo a una rejilla para que acabe de enfriarse.

Mientras podemos ir preparando la mousse.

Ponemos en un cazo la leche y le añadimos la gelatina en polvo. Lo dejamos en reposo unos 10 minutos para que esponje y luego lo llevamos a fuego suave, revolviendo hasta que veamos que está completamente diluída.

Añadimos el chocolate troceado y revolvemos hasta que se haya derretido y dejamos enfriar.

Mientras, montamos la nata en un bol y le añadimos el chocolate, con cuidado, mezclando con una espátula.

Aparte montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la nata, también con movimientos envolventes.


Preparamos el molde que usamos para el bizcocho cubriendo la base y los laterales con papel vegetal.

Ponemos nuestro bizcocho en el fondo y lo cubrimos con una capa fina de mousse.

Cortamos unas fresas en rodajas y las colocamos pegadas a los laterales del molde.


Echamos el resto de la mousse y alisamos la superficie.

Ponemos a enfriar en la nevera unas 6 horas o toda la noche (si la preparamos de un día para otro).

Cuando haya cuajado preparamos la gelatina de fresas.

Ponemos a rehidratar durante 5 minutos nuestra gelatina en agua y hacemos un puré con la fruta.

Ponemos este puré a fuego suave y le añadimos la gelatina escurrida removiendo hasta que esté disuelta. Retiramos y dejamos enfriar.

Cuando esté fría la echamos con ayuda de una cuchara sobre nuestra tarta y volvemos a poner en el frigorífico hasta que la gelatina haya solidificado.

Luego adornaremos como más nos guste. En este caso yo utilicé unas fresas y un poco de nata montada y coloreada.



Aunque yo utilicé un molde redondo para el cumpleaños de mi hija no dudo de que si la haces con forma de corazón tendrás el regalo perfecto.



Qué ¿te apetece un trocito?