viernes, 27 de febrero de 2015

Tarta de brownie de chocolate y fruta de la pasión



En la entrada anterior les puse una foto de la mesa de cumpleaños de mis princesas, que no son ni Cenicienta ni Blancanieves ni ninguna de ellas. En mi casa son mi hija y mi nieta.

En enero celebramos sus cumpleaños (enero es un mes de mucha actividad repostera en casa) y aunque nacieron en distintos días del mes este año lo celebramos el mismo día.

Eso no supuso, en este caso, el ahorrarnos una tarta, porque cada una tuvo la suya propia en la mesa.

Este año mi hija me pidió que le preparara una tarta de mus de fruta de la pasión con una base de brownie de chocolate. Y es que no le suelen gustar las que son hechas de manera tradicional a base de capas de bizcocho. Mira que pinta tiene esta



Para prepararla vamos a necesitar estos ingredientes:

Para el brownie:

200 grs. de chocolate negro
150 grs. de mantequilla sin sal
125 grs. de azúcar blanca
125 grs. de azúcar moreno
4 huevos medianos
1 cucharadita (5 ml.) de aroma de vainilla (en esencia o en pasta)
125 grs. de harina simple de trigo
1 pizca de sal

Para la mus:

200 grs. de pulpa de maracuyá o fruta de la pasión (yo la compro congelada)
125 grs. de azúcar
500 litro de nata para montar (35% materia grasa)
6 hojas de gelatina

Para la cobertura:
50 grs. de pulpa de maracuyá
2 hojas de gelatina

Vayamos a por el brownie.

Preparamos el molde que vayamos a utilizar. Yo he usado un molde desmoldable de 20 cm de diámetro. Cubrimos la base con papel vegetal y luego engrasamos todo el interior.

Precalentamos nuestro horno a 170º y nos ponemos manos a la obra

Ponemos el chocolate troceado con la mantequilla a baño María y removemos hasta que se hayan derretido. En cuando veamos que están bien ligados lo retiramos del calor y dejamos que se enfríe. Esto también se puede hacer en el microondas, con cuidado de no pasarnos en el tiempo. Es preferible ir probando en tandas de 30 en 30 segundos.

Cuando ya el chocolate esté frío le añadimos los dos tipos de azúcar y los huevos, uno a uno, batiendo bien cada vez.

Añadimos la vainilla y por último la harina y la sal tamizadas juntas, batiendo hasta obtener una mezcla homogénea.

Vertemos la masa en nuestro molde y horneamos a 170º unos 25 minutos aproximadamente (depende de cada horno).

Cuando esté listo retiramos y dejamos enfriar sin desmoldar antes de preparar el mus.

Cuando ya esté frío, abrimos el molde y rodeamos el bizcocho con unas láminas de acetato o de papel vegetal, consiguiendo así ganar altura. Volvemos a cerrar el aro y preparamos el mus (¿se dice el mus o la mus?)

Montamos la nata bien firme y ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua, preferiblemente fría.

Mientras ponemos en un cazo la pulpa de la fruta y el azúcar y llevamos a fuego suave hasta que veamos que el azúcar se ha disuelto completamente.

Escurrimos la gelatina y se lo añadimos al maracuyá, revolviendo hasta que se haya integrado. 

Cuando esté casi frío se lo añadimos a la nata montada, batiendo suavemente y lo volcamos sobre el brownie.

Alisamos la superficie y ponemos a enfriar en la nevera. Esto tardará unas cuatro horas aproximadamente. Es preferible prepararlo la noche anterior. 

Cuando haya cuajado preparamos la cobertura.

Hidratamos las hojas de gelatina y calentamos la pulpa de fruta (puedes hacerlo en el microondas).

Escurrimos la gelatina y se lo añadimos a la fruta batiendo bien para que se disuelva perfectamente.

La volcamos sobre la tarta ya cuajada y la llevamos nuevamente a la nevera para que gelidifique.

Adornamos como nos guste, aunque así ya queda estupenda.

La verdad es que la combinación de sabores es increíble.


Si es que esta hija mía ¡tiene un gusto!

A ver que se le ocurre pedirme el próximo año.



Versión para imprimir









martes, 24 de febrero de 2015

Galletas para decorar - sin huevo



¡Yujuuuuuu! ¡Vuelvo a tener mi ordenador!

Bueno, decir mi ordenador es decir mucho, porque aunque el aparato es el mismo lo han vaciado totalmente y lo han dejado en km. 0. Vamos, que he perdido toda la información que tenía dentro. ¡Qué le vamos a hacer!

El caso es que me he retrasado bastante en las publicaciones y ahora me va a tocar recuperar el tiempo perdido.

Lo primero que quiero dejarles es la receta de las galletas que le hice a mis niñas en su cumpleaños. ¿Viste la foto en el facebook? ¿No? Pues esta fue la mesa que les preparé.


Hice una tarta con bizcochos y crema de vainilla adornada con fondant para la princesa de la casa, otra con base de brownie de chocolate y mus de maracuyá para mi hija y galletas decoradas con fondant para las dos.

Estas son las de mi nieta.

Y estas las de su madre.

Y estas las hice para poner el nombre en cada una de las tartas.


Las preparé siguiendo la receta de Dulcinenca, y estoy muy contenta con el resultado, porque quedaron perfectas y riquísimas.

Si quieres prepararlas vas a necesitar:

150 grs. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
80 grs. de azúcar glas
250 grs. de harina simple de trigo
Una cucharadita de aroma (a tu gusto, yo usé con sabor a algodón de azúcar)
Una pizca de sal.

Ponemos la mantequilla en un bol y la batimos unos pocos minutos con la batidora de varillas.

Añadimos el azúcar glas y seguimos batiendo. Sólo lo justo para que queden integradas.

Echamos el aroma y tamizamos juntas la harina y la sal y las vamos incorporando poco a poco a la mezcla de mantequilla, mezclando bien hasta formar una masa.

La volcamos sobre una superficie espolvoreada con harina y amasamos hasta que veamos que ya no se queda pegada a los dedos.

Hacemos una bola y la dividimos en dos, estirando cada parte con el rodillo hasta que tenga un espesor de unos 5 cm. Será mucho más fácil si lo hacemos poniendo la masa entre láminas de papel vegetal.

Las llevamos al frigorífico y las dejamos aproximadamente tres horas o hasta que hayan endurecido. Esto hará que al usar el cortador la silueta no se nos deforme.

Pasado el tiempo de enfriado las ponemos sobre la superficie de trabajo y cortamos a nuestro gusto.

Iremos colocando las galletas sobre papel vegetal y volveremos a llevarlas a la nevera durante unos 15 ó 20 minutos.

Precalentamos el horno a 170º y las horneamos durante unos 12-15 minutos, dependerá de nuestro horno y de si te gustan más o menos crujientes. Yo las fui sacando según veía que empezaban a dorarse por el borde.

Las dejaremos en la bandeja unos 5 minutos más antes de pasarlas a una rejilla para que acaben de enfriar.

Luego ya "sólo" queda decorarlas a nuestro gusto, con glasa, con chocolate o con fondant, como en este caso. En el blog de Dulcinenca la propuesta es mucho más sencilla, dar color a la masa añadiendo unas gotitas de colorante en el momento en el que divides la masa. Elije la opción que prefieras.

¿Cual es la tuya?




Versión para imprimir